Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Siete canciones que no pueden faltar en el Día de la Madre

MOTHER
Shutterstock | Syda Productions
Comparte

Roberto Carlos, Mercedes Sosa, José Luis Perales, Los Chalchaleros y cientos de artistas en todo el mundo, en diferentes épocas y estilos, les han cantado a las madres.

Son cientos, quizás miles, las composiciones que artistas de todos los lugares, estilos y tendencias les han dedicado a las madres por una circunstancia especial, bien sea gratitud, admiración, afecto o, simplemente, para despedirla o despedirse.

Aunque el sentimiento materno es universal, probablemente es en Hispanoamérica en donde las expresiones musicales dedicadas a las mamás son más numerosas, variadas y sentidas. En Latinoamérica hay tantos cantos a ellas como el número de músicas folclóricas, tradicionales y contemporáneas. Una simple revisión por plataformas digitales como Deezer, Itunes, Spotify o Youtube permite encontrar dedicatorias cantadas en diversas modalidades, desde zambas, cuecas, valses y bambucos, hasta huapangos, baladas, boleros, rancheras, danzones, merengues, salsa y vallenato.

Muchas de esas composiciones son expresiones muy íntimas de sus autores. Otras son inspiradas en situaciones en las que su compositor es un simple relator de momentos protagonizados por terceros. Lo cierto es que las canciones —como decía el afamado compositor colombiano Jorge Villamil Cordovez— “son episodios vividos por el autor que, gracias a la magia de la música y la calidad de los intérpretes, el público asume como suyos y los convierte en pequeñas historias universales”.

Al celebrarse este domingo 12 de mayo el Día de la Madre en muchos países latinoamericanos, Aleteia comparte una breve selección de esas “pequeñas historias universales”, de diferentes países, como un sincero homenaje a las madres de hoy y de siempre.

 

  1. Mama vieja – Zamba – Los Chalchaleros (Argentina)

Esta composición es tal vez la que más se escucha en las celebraciones a las madres en el mes de mayo, desde Argentina hasta el norte de México, y en eventos familiares como cumpleaños o celebraciones familiares. Los Chalchaleros, el famoso cuarteto de música folclórica argentina fue el encargado de popularizarla desde finales de la década del 60. La letra y la música son de dos grandes artistas argentinos, el poeta, folclorista y compositor Lito Bayardo (Juan Manuel García Ferrari) y el pianista Juan Larenza.

 

 

  1. Lady LauraBalada – Roberto Carlos (Brasil)

Roberto Carlos escribió esta hermosa melodía en 1978 para dedicársela a su madre, Laura Moreira Braga. Su admiración y gratitud eran tan grandes que el Rey confesó alguna vez a un periodista que en la canción “se hizo chiquillo” para homenajear a una mujer que siempre lo acompañó en las alegrías y tristezas. En 2010, justo el día en que el artista cumplía 69 años, doña Laura fue sepultada en el cementerio Jardim da Saudade, en Río de Janeiro. Aquella vez un abatido Roberto Carlos la cantó junto al féretro. La música de esta obra es del también brasileño Erasmo Carlos (Erasmo Esteves).

 

 

  1. La madreBalada – José Luis Perales (España)

El gran cantautor de Castejón dedica esta canción a una madre dedicada por completo al hogar, pero de la que habla muy poco porque los protagonistas son los niños que juegan, hacen desorden, crecen y “nunca volverán”. En realidad, es un canto a una mujer que se va quedando en la soledad de la casa. Una de sus estrofas puede ser, para algunos, de una gran dureza: “Los niños, que un día cambiarán / de casa y de mantel / cuando aprendan el arte de volar / cuando se haya escapado su niñez. / Y te visitarán por Navidad / si es que les queda tiempo”.

 

 

  1. Mantelito Blanco – Vals – Los Cantores de Alba (Argentina)

El autor de esta viejísima tonada es Nicanor Molinare Rencoret, un destado cantautor, poeta y actor chileno que compuso otras obras clásicas del patrimonio musical de su país. Conocida desde las primeras décadas del siglo pasado, también es muy popular en Argentina, Uruguay, Ecuador, Colombia, Venezuela y México. En una de sus estrofas hay un sentido mensaje cristiano: “Tienen tus dibujos / figuras pequeñas / avecitas locas / que quieren volar; / las bordó mi madre / en aquellas noches / que junto a mi cuna / me enseñó a rezar”. Además del mexicano Juan Arvizu, la hicieron popular Los Cantores de Alba, de Salta, Argentina.

 

 

  1. Los versos para mi madre – Tango – Julio Jaramillo (Ecuador)

Otro tema muy conocido en Latinoamérica es este tango de los argentinos Alejandro Mariscotti (letra) y Alfredo di Angelis (música). Sin embargo, la más conocida de todas las versiones la hizo el guayaquileño Julio Jaramillo quien la interpretó en su particular estilo y con un claro acento de pasillo ecuatoriano. Uno de sus versos más bellos es este: “Es dueña de mis sueños / aunque no soy poeta / los versos a mi madre / me los inspira Dios”.

 

 

  1. Como pájaros en el aire – Chacarera – Mercedes Sosa (Argentina)

En 1984 el folclorista argentino Carlos Óscar Carabajal Correa (Peteco) dedicó está obra a las mujeres de su familia: la madre, la abuela y las tías. Y lo hizo al observar cómo ellas —al igual que millones de mujeres de su país— trabajaban con dureza en la casa, realizando los oficios

domésticos con dedicación y sin perder la alegría, aun los domingos y festivos. Por eso compara el rápido movimientos de sus manos con el vuelo de las aves. La versión más famosa la hizo Mercedes Sosa.

 

 

       7. Clavelitos – Corrido – Rómulo Caicedo (Colombia)

Muchas radioemisoras colombianas “machacan” de manera incesante esta canción durante el Día de la Madre, especialmente, en pequeñas ciudades y pueblos de la región Andina en donde es la preferida de los campesinos y los seguidores de la música popular. Su autor e intérprete, Rómulo Caicedo (1929-2007), quien la cantó durante más 40 años, decía que este era el “himno de las madres colombianas” no solo por el homenaje con flores a ellas, sino porque siempre que se presentaba, así no fuera el mes de mayo, el público se la exigía.

 

 

 

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.