Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El evento provida más grande de la historia de Nueva York

Comparte

Millares de personas reunidas en Times Square para “ver la vida con claridad”

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

En el mediodía del sábado 4 de mayo, las puertas de la catedral de Saint Patrick en la Ciudad de Nueva York se inundaron de defensores provida de todo el Estado de Nueva York para asistir a una misa que anticipaba el mayor evento provida de la historia de esta ciudad. Dicho evento venía patrocinado por la organización cristiana de defensa de la familia Focus on the Family como parte de su campaña “See Life Clearly” (Ver la vida con claridad), una respuesta directa a los múltiples y extremos proyectos de ley sobre el aborto propuestos y aprobados por todo Estados Unidos y, en particular, en el Estado de Nueva York.

Jim Daly, presidente de Focus on the Family, escribió una carta al gobernador del Estado de Nueva York, Andrew Cuomo, del Partido Demócrata, invitándole a asistir al evento y ver imágenes de un bebé no nato a través de la increíble tecnología de ecografía 4D.

La campaña fue recibida con resistencia por parte de los propietarios de las pantallas digitales que adornan la famosa intersección neoyorquina, que anuncian desde refrescos a artículos de moda. Sin embargo, Daly, afirmó con decisión que el evento continuaría como estaba previsto y, para ello, la organización trajo sus propias pantallas digitales.

A medida que se vaciaba la bancada de Saint Patrick y la congregación avanzaba por la Quinta Avenida camino de Times Square, se le unieron muchas otras personas de diferentes credos e ideologías, todos en solidaridad hacia la misión para proteger las vidas de los más vulnerables.

La multitud llegó y colmó Times Square con espíritu alegre y esperanzador. El cardenal Timothy Dolan apareció en un mensaje pregrabado en el que alentaba a perseverar en la lucha por la vida. A su mensaje se sumaron los discursos de la actriz y activista provida Ashley Bratcher, la presidenta de March for Life Jeanne F. Mancini, la escritora y activista antiaborto Alveda King, la estrella de fútbol americano Benjamin Watson y otras personalidades que llevaron a la multitud a un intenso estado de oración.

Cuando las gigantescas pantallas mostraron al niño no nato en el útero de su madre, el silencio invadió la calle. Las personas alzaron sus móviles y buscaron el mejor ángulo para capturar el rostro, los ojos y los labios que se hacían visibles al mundo a través de la ecografía. Una vida diminuta, una vida única e irrepetible… y un silencio conmovido… que se quebró con vítores de los miles de asistentes cuando los altavoces que delimitaban la plaza liberaron en un estallido de sonido los latidos del corazón del bebé, llenando así Times Square con el sonido de la vida. En aquel momento sagrado, el pálpito del niño se convirtió en el palpitar de la ciudad.

Desde sus humildes orígenes, la Ciudad de Nueva York siempre se ha aferrado a la promesa de una vida mejor, la de una ciudad con las calles asfaltadas con oro. Una ciudad cuyo mensaje, según proclama el poema grabado en bronce en la base de la Estatua de la Libertad, recibe con los brazos abiertos al inmigrante y a todo aquel que pudiera ser considerado “indeseado”…

Con labios silentes. “Denme sus cansadas, sus pobres,

Sus masas hacinadas deseosas de un respiro libre,

El desdichado detritus de su costa rebosante.

Envíame a los desamparados, revolcados por la tempestad,

¡Alzo mi lámpara junto a la puerta dorada!”

De haber un lugar en el mundo que hubiera de erigirse en icono de la defensa de los derechos de los más indefensos, debería ser este. Con sus grandes esperanzas, sueños e ideas. Sin embargo, a veces pierde fuerza en el corazón y olvida qué dio a la ciudad su identidad actual. La promesa de esta gran ciudad no vino de sus rascacielos, sino de sus gentes. Personas que abrazaron el enorme regalo de la vida e hicieron algo tan increíble para que el mundo tomara nota.

Así que quizás hoy el sonido del corazón de un niño nos recuerde cuál fue el origen de esta ciudad: la vida. Y que la esperanza puesta en ella también es vida. Y que si hay algo por lo que merezca luchar es, una vez más y siempre, la vida.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.