Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

3 maneras en que la lectura – real – beneficia a tu cerebro

Comparte

He aquí por qué deberías dejar de hojear libros y comenzar a “leer en profundidad”.

Hoy en día siempre hay nueva información lista para consumir. Alertas de noticias, artículos de revistas, suscripciones de correo electrónico, feeds de redes sociales… Es fácil adquirir el hábito de echar un vistazo por encima a todo, en lugar de realmente tomarse el tiempo para leer. Pero buscar tiempo para leer un libro durante un par de horas vale la pena, y la ciencia está aquí para demostrarlo.

Estas son 3 cosas que la “lectura profunda” hace por tu cerebro:

1. Te ayuda a crecer en humildad. Los estudios demuestran que aquellos que leen más se vuelven más intelectualmente humildes. Es decir, se vuelven cada vez más conscientes de su propia ignorancia y sus propios límites, lo que los hace más abiertos a aprender de los demás, en lugar de confiar únicamente en sus propios juicios.

2. Aumenta la empatía. Tomar la perspectiva de los personajes de ficción, por ejemplo, compromete y expande nuestra empatía, al tiempo que nos hace conscientes de nuestras propias complejidades internas.

3. Realmente te lleva a una aventura. ¡Resulta que esas famosas citas sobre que leer es empezar una aventura no son porque sí! Los estudios han demostrado que la lectura involucra no solo las áreas del cerebro asociadas con el procesamiento del lenguaje, sino también las áreas asociadas con las acciones sobre las cuales estás leyendo.

Por ejemplo, si está leyendo sobre alguien que está escalando una montaña, las áreas asociadas de tu cerebro se iluminarán como si tú mismo estuvieras escalando una montaña. Cuando lees descripciones de deliciosa comida o hermosos paisajes, las áreas de tu cerebro asociadas con esos sentidos se iluminan como si realmente las estuvieras experimentando.

En lugar de hojear un millón de artículos, dedica algo de tiempo a la “lectura profunda”. Tu cerebro te lo agradecerá.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.