Aleteia

De una pequeña ciudad de Italia, salen campanas para todo el mundo

Comparte

La familia Marinelli lleva más de mil años dedicada al arte de la fundición de campanas

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

En la ciudad de Agnone, en la región italiana del Molise, se encuentra una fundición de campanas con más de 1000 años de historia.

Esta fundición es propiedad de la familia Marinelli, que la gestiona desde hace varias generaciones, y se considera la fundición italiana más antigua, y una de las empresas familiares más antiguas del mundo.

Las primeras campanas lanzadas por la fundición Marinelli se remontan al 1339. Aunque desde entonces se han alternado momentos de dificultad con periodos de éxito, los Marinelli continuaron fundiendo ininterrumpidamente campanas para iglesias y campanarios en toda la península itálica desde entonces. Las habilidades que la Fundición Marinelli ha madurado durante siglos de experiencia ininterrumpida, sobreviviendo incluso a la Segunda Guerra Mundial, cuando la fundición tuvo que suspender la actividad ya que el bronce era necesario para la industria de guerra.

En 1924, llegó el reconocimiento oficial, cuando el Papa Pío XI le otorgó a la familia Marinelli el honor de hacer uso del emblema papal para que pudieran representarlo en sus campanas.

Desde entonces los Martinelli son los encargados de fundir campanas para el Vaticano y no sólo, porque muchas iglesias y campanarios no sólo de Italia sino también en varias partes del mundo, están adornadas con estas espectaculares obras de arte de la familia Marinelli. Algunas de ellas están en: el santuario de la Virgen de Pompeya (Nápoles), la Abadía de Montecassino, la Torre de Pisa, la Catedral de Buenos Aires, la campana del Jubileo 2000, encargada por san Juan Pablo II, la del Jubileo extraordinario del Año de la Misericordia pedida por el Papa Francisco en 2016.

Toda la historia de estas campanas hechas a mano en modo artesanal, consideradas obras maestras raras de la artesanía artística y declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se puede revivir en el Museo Histórico de la Campana. El museo lleva el nombre de “Juan Pablo II” quien la visitó en 1995 y bendijo muchas de las campanas.

En el museo, además de documentar el origen y las tradiciones de las campanas, existe la mayor colección de bronces sagrados del mundo, que incluye una preciosa “campana del año 1000”. También se pueden admirar manuscritos, documentos antiguos, textos raros como la edición holandesa de De tintinnabulis (1664), una obra llamada la “biblia del arte de la campanería”. Son muchos los turistas y estudiantes que se acercan a visitar la fundición y el museo para conocer este noble arte.

 

¿Cómo nace una campana Marinelli? Aquí lo puedes en el siguiente video: aunque está en italiano se puede ver el proceso. Pasquale Martinelli es quien explica este proceso, y que en el momento de la fundición de una campana ellos rezan y confían sus oraciones a la Virgen María, porque la mano del hombre no puede ir más allá…

Fuente: campanemarinelli.com, TV2000it

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.