Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Tres consejos de Juan Crisóstomo para decirle “te amo” a tu esposa

RELATIONSHIP
Shutterstock
Comparte

Arzobispo de Constantinopla a finales del siglo IV, Padre de la Iglesia y santo, Juan Crisóstomo era también un excelente consejero matrimonial, como atestiguan sus homilías transcritas por los fieles

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

En una de sus Homilías sobre la Carta a los Efesios, san Juan Crisóstomo se dirige a los maridos. Les anima a confesar su amor a sus esposas y a demostrarles su cariño. A continuación, encontraréis tres consejos que, aunque se remontan a los primeros tiempos del cristianismo, todavía conservan un valor precioso para ayudar a transmitir el amor y fortalecer el matrimonio.

Di a tu esposa cuáles son las cualidades que te atraen de ella

Escoger significa renunciar. Al casarte con tu mujer, diste a la espalda a todas las demás mujeres. Esta elección, que compromete tu vida entera, no se toma por una corazonada impulsiva, sino que requiere un tiempo de discernimiento. Al final de este discernimiento, tomaste libremente una decisión basada, entre otras cosas, en las cualidades físicas, morales y espirituales de tu futura esposa. Según san Juan Crisóstomo, conviene recordar a tu cónyuge, incluso después de varios años de casados, las razones que te motivaron a unirte a ella y permanecer a su lado.

El gran orador espiritual invita a cada hombre a justificar su elección, diciendo, por ejemplo: “Había muchas mujeres con las que podría haberme casado, más acaudaladas o de más ilustre cuna [aquí puedes encontrar otros criterios más actuales, como el sentido del humor, la inteligencia, la belleza…; Ndlr]; pero no lo quise así, porque es a ti a quien deseo, por tu manera de ser, tu belleza, tu dulzura, tu prudencia”. Y a partir de esta idea, ¡adapta tu elogio a tu esposa!

Demuestra que aprecias ese amor que os une

“Pongo tu amor por encima de todo, y nada me resulta tan difícil o insoportable como tener un día de disputa contigo”, prosigue Juan Crisóstomo. Demostrar que consideras vuestro matrimonio como un tesoro absoluto es una hermosa muestra de amor. Sin embargo, no basta con las palabras, sino que hay que vivir el matrimonio conforme a esa valoración. ¿Cómo? Crisóstomo se muestra pragmático: “Demuéstrale que para ti es precioso estar con ella y que prefieres estar en casa con ella que fuera”, o incluso: “Prefiérela a todos tus amigos e incluso a los hijos que te nazcan de ella”.

Está dispuesto a compartirlo todo con ella

Los bienes materiales, pero también las alegrías, las adversidades, la vida. “Si ella dice: ‘Esto es mío’, respóndele: ‘Yo no tengo nada propio. ¿Por qué dices entonces: es mío, cuando es tuyo todo? (…) Sí, todo es tuyo, y yo también lo soy”. ¡Todo un canto al amor que seguramente derretirá el corazón de tu amada!

40, 50, 60 años de matrimonio… Unas parejas nos revelan los secretos de la longevidad de su amor

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.