Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 30 julio |
San Pedro Crisólogo
home iconActualidad
line break icon

Estados Unidos: Otra iniciativa para eliminar el secreto de confesión

CONFESSIONAL

Shutterstock-Fresnel

Jaime Septién - publicado el 01/05/19

Una iniciativa de ley en California pondría en riesgo de cárcel a los sacerdotes católicos…y a todas las religiones

El Estado de California, en el suroeste de Estados Unidos, está considerando aprobar una iniciativa de ley que podría redundar en cárcel para sacerdotes totalmente inocentes y que estuvieran cumpliendo a cabalidad con su ministerio.

La iniciativa de ley 360 buscará cambiar la situación vigente para forzar a un sacerdote católico a delatar a quien se acuse (bajo secreto de confesión) de haber cometido un abuso sexual.

La iniciativa pondría al sacerdote en una doble opción: si decide conservar el sigilo sacramental, podría enfrentar la prisión por encubrimiento; y si delata a la persona que cometió un abuso, estaría cometiendo una falta gravísima que redundaría en la excomunión.

Un momento privilegiado

En un artículo de opinión publicado en el rotativo USA Today, el padre Pius Pietrzyk, un sacerdote dominico y profesor asistente de Derecho Canónico en el Seminario de San Patricio, en Menlo Park (California), señaló que si la iniciativa se convierte en ley, California estaría “aniquilando” una parte toral de la Iglesia Católica.

Para el dominico, quien también tiene estudios de derecho civil en la Universidad de Chicago, el que la iniciativa 360 se convierta en ley sería letal para la Iglesia católica en California: prácticamente, apuntó, la estaría marginando de llevar a cabo el sacramento del perdón.

En la confesión, el sacerdote –escribió Pietrzyk—actúa como “un instrumento”; la confesión es, fundamentalmente, un encuentro del católico penitente con Dios. El penitente, al admitir que ha pecado contra Dios y recibir su perdón, se siente parte de Él.

“Es un momento privilegiado en el cual la persona revela su más profunda conciencia de ser parte de Dios”, dice el sacerdote estadounidense, quien se doctoró en Derecho Canónico por la Universidad Santo Tomás de Aquino, en Roma y desde 2010 forma parte del Consejo de Directores de la Corporación de Servicios Legales en California.

Reconocimiento y pertinencia

En 1980 la Corte Suprema de Estados Unidos reconoció que la relación de privilegio entre sacerdote y penitente es propia de la necesidad humana de abrirse a un director espiritual “en total y absoluta confidencia”, para recibir consuelo y guía “en retorno”.

Además, insistió el sacerdote dominico en su artículo publicado en USA Today, la información que el sacerdote recibe en el confesionario no le pertenece ni a él ni a la Iglesia católica, sino que le pertenece a Dios mismo.

“Por esa razón, un sacerdote está absolutamente –lo que quiere decir que no hay excepciones—excusado de revelar los pecados del penitente”, subrayó el padre Pietrzyk. Y más adelante confirmó que, de hecho, si un sacerdote lo hiciera cometería pecado mortal y estaría sujeto a la excomunión por parte de la Iglesia Católica.

Así mismo apuntó que existe un “sello” alrededor de la confesión “que nunca debería ser roto por ninguna autoridad humana”.

Según el padre Pietrzyk, ese sello viene desde el siglo X, cuando la confesión individual comenzó a ser común. “La Iglesia Católica enseña que ese sello no es, simplemente, ley humana, sino ley divina, revelada y establecida”.

Parte de la libertad religiosa

En la parte central de su artículo, el padre Pietrzyk recordó que el momento de la confesión es esencial en la identidad católica y es una parte fundamental de la práctica y la creencia de los católicos, siglos antes de que Estados Unidos se hiciera realidad.

“Por esa razón, los tribunales y las legislaturas en los Estados Unidos han mantenido casi universalmente un privilegio de sacerdote-penitente, similar al privilegio de abogado-cliente. Aunque no se ha tomado directamente en la Corte Suprema, el privilegio también está arraigado en el imperativo constitucional de no prohibir el libre ejercicio de la religión”, subrayó el sacerdote dominico.

Para él, si la iniciativa se vuelve ley el riesgo no solo será para la Iglesia Católica, sino para todas las creencias religiosas, pues ninguna de ella podría estar segura de llevar a cabo los mandatos de su doctrina.

“Conozco a los sacerdotes a lo largo de los espectros teológicos e ideológicos, ninguno de ellos considera romper el sello del confesionario. El Estado de California no quiere menos que obligar a un sacerdote a elegir entre el encarcelamiento y alejarse de Dios y su Iglesia”, relató el sacerdote en USA Today.

Sin evidencia alguna

En la parte final de su artículo, el padre Pietrzyk aceptó que el propósito de los estatutos de notificación obligatoria, como el existente en California, es bueno. “La función central del gobierno es proteger a los más vulnerables, especialmente a los niños. Para mi gran vergüenza, en el pasado, la Iglesia Católica Romana de los Estados Unidos no siempre ha seguido sus propias enseñanzas sobre la protección de los niños”.

Pero de ahí a que haya alguna evidencia de que revelar los abusos que se escuchan en el confesionario evitaría casos de abuso infantil existe un largo trecho. Es más, dijo el sacerdote estadounidense, “hay muchas razones para creer que la eliminación del secreto significaría que los perpetradores simplemente no lo traerían a la confesión”.

La iniciativa de ley 360 de California haría que ningún derecho fundamental de la religión o la libertad de conciencia estuviera a salvo, dijo el padre Pietrzyk al final de su artículo.

Tags:
confesionestados unidoslibertad religiosa
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.