Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

6 ideas para fomentar el amor al trabajo en los niños

WORK
Monkey business images - Shutterstock
Comparte

En casa y en la escuela los pequeños aprenden a valorar un “equipo de virtudes” en torno a la laboriosidad

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Las pantallas consumen gran parte de la vida de los hijos. A poco que uno se dé cuenta, el pequeño anda sobre la cama o el sofá moviendo únicamente los dedos para jugar a la play o mandar whatsapps. Y no hablamos de minutos sino de horas.

Cuando el ocio se come una parte importante de la jornada de los hijos, resulta todo un reto conseguir que se animen a hacer los deberes o en general a trabajar ayudando en casa o prestando atención a los hermanos y a los papás.

¿Te gustaría que tus hijos fueran personas trabajadoras?, ¿que tuvieran el ánimo despierto para ofrecerse cuando en casa (y fuera de casa) es necesario que alguien eche una mano?

El amor al trabajo hace que en los niños pueda crecer un montón de valores que van unidos entre sí: la laboriosidad, la responsabilidad, el orden, la puntualidad, el esmero, la determinación, la constancia, la fortaleza, la alegría, el espíritu de servicio…

¿Cómo hacer para que tus niños amen el trabajo y superen la pereza, la desgana o el capricho? Te proponemos algunas ideas:

En primer lugar, tú eres su modelo

El papá y la mamá son los primeros focos de luz para orientar al niño sobre cómo debe comportarse. Si ve que su papá es trabajador y puntual, hará como él. Los niños observan y toman nota mentalmente de todo lo que ven. Saben decirte muy bien si has estado tumbado en el sofá o arreglando un grifo. Para ellos eres el referente. Valoran si te has quedado hasta altas horas de la madrugada para acabar una entrega o si pasas mucho tiempo estudiando porque tienes un examen de oposiciones, por ejemplo.

Además de ver cómo trabajas, verbaliza tu forma de entender el trabajo y el sentido que le das.

Así los pequeños sabrán por qué trabajas tanto (quizás es para sacar adelante la familia, para pagar sus estudios, etc.) y tendrán un “argumentario” para saber por qué haces las cosas de este modo. No se trata de un concurso o competición con los amigos para saber quién pasa más horas fuera de casa, sino de quién ve que su padre y su madre son muy trabajadores.

Es importante unir la palabra “trabajo” con la idea de “amor”

No solo es cuestión de trabajar mucho. Podría ser porque a ti te absorbe el trabajo o porque te apetece o porque prefieres estar fuera de casa y no responsabilizarte de la familia. En esos casos, trabajar no sería beneficioso pedagógicamente. Lo que importa es que el papá y la mamá sepan transmitir que su trabajo es una manera de demostrar el amor por toda la familia. Son capaces de hacer horas extras, de cancelar una cita o de cambiar incluso de empleo si los suyos les necesitan.

Enseña a tus hijos a cuidar pequeñas cosas relacionadas con el trabajo

Que no estropeen los libros que usan. Que faciliten el trabajo del hogar: cada uno a su nivel puede hacer tareas como barrer, poner el lavavajillas o poner la mesa. A los niños también les gusta ir con los mayores a comprar con la lista o hacer de asistente en tareas caseras de bricolaje.

Muestra que tu trabajo es algo esencial en la vida, y que es positivo

El trabajo no es un castigo divino, porque Dios nos creó para trabajar. El cansancio sí es consecuencia del pecado original. Luego no tendría sentido escuchar quejas continuas sobre el deber de trabajar. En cambio, lo lógico es mostrar alegría por tener un trabajo y por todo lo que uno puede desplegar en él en cuanto a valores y experiencias.

Que tus hijos conozcan tu lugar de trabajo

Así verán cómo es el lugar donde pasas tantas horas y comprenderán mejor en qué consiste. Esto hace despertar muchas vocaciones profesionales entre miembros de una misma familia. Por ejemplo, Nicola Marino, propietario de 4 restaurantes italianos en España, recuerda que se crió en la panadería de sus padres. Y cuántos médicos, agricultores, comerciantes o artesanos han aprendido el oficio viendo trabajar a su familia.

Te puede interesar: Cómo saber si tus padres son narcisistas

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.