Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco: Que el Espíritu Santo sea el protagonista de nuestra vida

CHRZEST W DUCHU ŚWIĘTYM
Sunyu/Unsplash | CC0
Comparte

Homilía hoy en Casa Santa Marta

Podemos renacer “desde lo poco que somos”, desde “nuestra existencia pecadora” solamente con “la ayuda de la misma fuerza que hizo resucitar al Señor: con la fuerza de Dios” y por esto “el Señor nos ha enviado el Espíritu Santo”. Solos no podemos lograrlo.

Lo recuerda esta mañana el papa Francisco en la homilía de la misa en la Casa Santa Marta del Vaticano, centrada en la respuesta de Jesús a Nicodemo -propuesta por el Evangelio de hoy (Jn 3,7-15)- que preguntaba cómo podía suceder esto.

Una pregunta que nosotros también nos hacemos. Jesús habla de “renacer de lo alto” y el Papa traza este vínculo entre la Pascua y el mensaje de renacer.

El mensaje de la Resurrección del Señor es “este don del Espíritu Santo”, recuerda, y, de hecho, en la primera aparición de Jesús a los apóstoles, el mismo domingo de la Resurrección, les dice: “Reciban el Espíritu Santo”.

“¡Esta es la fuerza! Nosotros no podemos hacer nada sin el Espíritu”, explica el Papa recordando que la vida cristiana no es solo portarse bien, hacer esto, no hacer lo otro.

“Podemos hacer esto”, podemos también escribir nuestra vida con “caligrafía inglesa”, pero la vida cristiana renace del Espíritu y, por lo tanto, es necesario dejarle lugar:

Es el Espíritu que nos hace resurgir de nuestros límites, de nuestras muertes, porque tenemos muchas, muchas necrosis en nuestra vida, en el alma. El mensaje de la resurrección es el de Jesús a Nicodemo: es necesario renacer. Pero ¿cómo dejar lugar al Espíritu? Una vida cristiana, que se dice cristiana, que no deja lugar al Espíritu y no se deja llevar hacia adelante por el Espíritu es una vida pagana, travestida de cristiana. 

El Espíritu es el protagonista de la vida cristiana, el Espíritu -el Espíritu Santo- que está con nosotros, nos acompaña, nos transforma, vence con nosotros. Nadie ha subido al cielo, sino Aquel que bajó del cielo, es decir, Jesús. Él bajó del cielo. Y Él, en el momento de la resurrección, nos dice: “Reciban el Espíritu Santo”, será el compañero de vida, de la vida cristiana.

No puede, por lo tanto, haber una vida cristiana sin el Espíritu Santo, que es “el compañero de cada día”, don del Padre, don de Jesús.

Pidamos al Señor que nos de esta conciencia que no se puede ser cristianos sin caminar con el Espíritu Santo, sin actuar con el Espíritu Santo, sin dejar que el Espíritu Santo sea el protagonista de nuestra vida. 

Es necesario, por lo tanto, preguntarse cuál es su lugar en nuestra vida, “porque -reafirma- tú no puedes caminar en una vida cristiana sin el Espíritu Santo”. Es necesario pedir al Señor la gracia de entender este mensaje: “nuestro compañero de camino es el Espíritu Santo”.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.