Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 21 abril |
San Anselmo de Canterbury
home iconEspiritualidad
line break icon

¿De dónde salen las verdaderas alegrías?

Communauté du Chemin Neuf.

Carlos Padilla Esteban - publicado el 30/04/19

Los sucedáneos de alegría no dan la felicidad plena, busca en las buenas fuentes de la felicidad

Jesús vence las puertas cerradas, abre los muros. Me da la paz que acaba con el miedo. Me entrega la certeza que me falta. Y entonces me siento alegre. Exulto de gozo. Me vuelvo elástico, flexible, no rígido. Un alma joven que no se cierra a la vida y no vive con las puertas cerradas, con miedo y con angustia.

El corazón alegre vive entregado por entero. Sé que está vivo porque ha venido a mi corazón a llenarme de alegría, estando las puertas cerradas. Y desde entonces sé que no quiero perder mi juventud. No quiero dejar de ser joven llenándome de tristezas sin sentido.




Te puede interesar:
Motivos para la alegría

Jesús ama a sus discípulos entrando en sus vidas y todo cambia. Se saben amados. Experimentan ese amor inmenso del resucitado. Los mira en su verdad y los ama en su pobreza. Y ellos se llenan de alegría.

Decía el padre José Kentenich:

«Consideren qué significa que la verdadera alegría sea expresión de verdadero, profundo amor; alegría, expresión del amor que disfruta, del amor que reposa»[1].

Jesús entra amando y ese amor suyo trae paz y alegría al alma. En el cenáculo cerrado había tristeza y miedo. Intranquilidad y angustia. Cuando entra Jesús y los ama todo cambia. Se llenan de paz. El corazón se calma. Están felices. Ahora sí pueden salir al mundo. Se saben amados por Dios. ¿Qué importa todo lo demás?

Las verdaderas alegrías en mi vida proceden del amor. Cuando me he sabido amado por Dios, por los hombres. Cuando he podido amar con mi amor limitado.

El Padre Kentenich habla de «instinto de felicidad ¡Hambre de alegría! Nuestra alma tiene hambre de alegría, y en forma marcada. Más aún: puedo decir que el alma humana está impulsada en todo momento por esa marcada alegría»[2].

No puedo vivir sin dar respuesta a este instinto fundamental. Una alegría que proceda de un amor sano y hondo. Una alegría verdadera.

Tantas veces busco la alegría sin contar con el amor. Sucedáneos de alegría que no me dan la felicidad plena. Y vivo amargado esperando que el mundo me acepte, me ame, me devuelva la verdadera imagen de quién soy yo.

Y no lo hace. Me devuelve imágenes falsas que intento mantener para sobrevivir. Pero no estoy alegre en lo más profundo del alma.

Anhelo vivir esa alegría del resucitado. Quiero que entre en mi vida y me diga como a las santas mujeres:

«Alegraos. Ellas se acercaron, se postraron ante Él y le abrazaron los pies. Jesús les dijo: – No tengáis miedo: id a comunicar a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán (Mt 28,8)».

La alegría de su presencia. Me postro a sus pies. Pierdo el miedo. Quiero esa alegría del hijo que se encuentra con su padre y se sabe amado para siempre. La alegría de los discípulos que también se postran y tocan sus heridas conmovidos. Se saben amados.

El amor todo lo cambia. La alegría verdadera no desaparece ante las contrariedades de la vida. ¿Cuáles son las fuentes de mi alegría? ¿Dónde reposa mi amor tranquilo?

Es la paz que anhelo. La de saberme amado en mi verdad. Esa alegría de Jesús que me llama por mi nombre y me dice que lo busque en Galilea. Que haga memoria. Que vuelva al origen de mi historia de amor con Él. A la primera llamada.

Galilea tiene que ver con mi vocación primera a seguir sus pasos. Con el primer fuego del enamoramiento que ardió en mi alma. Esa alegría honda que nadie me puede quitar.




Te puede interesar:
El Papa: Vuelve a tu primer encuentro personal con Cristo

[1] J. Kentenich, Las fuentes de la alegría sacerdotal

[2] J. Kentenich, Las fuentes de la alegría sacerdotal

Tags:
alegriaamorfelicidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
Amii Stewart
Silvia Lucchetti
Amii Stewart: Un día la estatua de la Virgen me habló
6
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.