Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 15 abril |
Beato Pedro González (san Telmo)
home iconActualidad
line break icon

¿Por qué “Mártires de los decretos conciliares”?

LA RIOJA

Facebook Beatificación Mártires Riojanos

Esteban Pittaro - publicado el 29/04/19

Así fue como Angelo Becciu llamó a los nuevos mártires argentinos. Aquí explicamos porqué esta expresión

Durante la beatificación de los cuatro nuevos mártires argentinos el cardenal Angelo Becciu, quien presidió la celebración, dijo que los nuevos mártires pueden ser considerados de alguna manera “mártires de los decretos conciliares”. Los cuatro Beatos (Monseñor Enrique Angelelli, Obispo de La Rioja, Wenceslao Pedernera, laico padre de Familia, Carlos de Dios Murias, sacerdote de la Orden de Frailes Menores Conventuales, y Gabriel Longueville, sacerdote diocesano Fidei Donum), expresó, “desarrollaban una acción pastoral abierta a los nuevos desafíos pastorales; atenta a la promoción de los estratos más débiles, a la defensa de su dignidad y a la formación de las conciencias, en el marco de la Doctrina Social de la Iglesia”.

Así se vivió el acto (Imágenes)

“Se trataba de una obra de formación en la fe, de un fuerte compromiso religioso y social, anclado en el Evangelio, en favor de los más pobres y explotados, y realizado a la luz de la novedad del Concilio Ecuménico Vaticano II, en el fuerte deseo de implementar las enseñanzas conciliares. Podríamos definirlos, en cierto sentido, como ‘mártires de los decretos conciliares’”, definió el Prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos.

¿Qué decían los decretos que apoyan lo manifestado por el Cardenal Becciu en su homilía? Aquí algunos ejemplos.

Beato Wenceslao Pedernera, laico, padre de familia y catequista.

Decreto Apostolicam Actuositatem (sobre el apostolado de los laicos):

Punto 8: “Donde haya hombres que carecen de comida y bebida, de vestidos, de hogar, de medicinas, de trabajo, de instrucción, de los medios necesarios para llevar una vida verdaderamente humana, que se ven afligidos por las calamidades o por la falta de salud, que sufren en el destierro o en la cárcel, allí debe buscarlos y encontrarlos la caridad cristiana, consolarlos con cuidado diligente y ayudarlos con la prestación de auxilios. Esta obligación se impone, ante todo, a los hombres y a los pueblos que viven en la prosperidad”.

Punto 11: “Esta misión la ha recibido de Dios la familia misma para que sea la célula primera y vital de la sociedad. Cumplirá esta misión si, por la piedad mutua de sus miembros y la oración dirigida a Dios en común, se presenta como un santuario doméstico de la Iglesia; si la familia entera toma parte en el culto litúrgico de la Iglesia; si, por fin, la familia practica activamente la hospitalidad, promueve la justicia y demás obras buenas al servicio de todos los hermanos que padezcan necesidad”.

La familia Pedernera se había mudado hasta La Rioja para colaborar con la catequesis en el marco de una obra de acción social con los trabajadores de esa diócesis. Pedernera reunía grupos de trabajadores para leer el Evangelio y meditarlo. Cuando abrió la puerta y lo atacaron sus asesinos, era tarde, su esposa le pidió no abrir la puerta, pero él temía que fuese alguien necesitando algo.

Leer en sitio web del Vaticano:
http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/documents/vat-ii_decree_19651118_apostolicam-actuositatem_sp.html

Beatos Carlos de Dios Murias, y Gabriel Longueville, sacerdotes

Decreto Presbyterorum Ordini (sobre el ministerio y la vida de los presbíteros):

Punto 3: No podrían ser ministros de Cristo si no fueran testigos y dispensadores de otra vida distinta de la terrena, pero tampoco podrían servir a los hombres, si permanecieran extraños a su vida y a su condición. Su mismo ministerio les exige de una forma especial que no se conformen a este mundo; pero, al mismo tiempo, requiere que vivan en este mundo entre los hombres, y, como buenos pastores, conozcan a sus ovejas, y busquen incluso atraer a las que no pertenecen todavía a este redil, para que también ellas oigan la voz de Cristo y se forme un solo rebaño y un solo Pastor. Mucho ayudan para conseguir esto las virtudes que con razón se aprecian en el trato social, como son la bondad de corazón, la sinceridad, la fortaleza de alma y la constancia, la asidua preocupación de la justicia, la urbanidad y otras cualidades que recomienda el apóstol Pablo cuando escribe: «Pensad en cuanto hay de verdadero, de puro, de justo, de santo, de amable, de laudable, de virtuoso, de digno de alabanza»

Punto 6: “Aunque se deban a todos, los presbíteros tienen encomendados a sí de una manera especial a los pobres y a los más débiles, a quienes el Señor se presenta asociado”.

Leer en sitio web del Vaticano:
http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/documents/vat-ii_decree_19651207_presbyterorum-ordinis_sp.html

Beato Enrique Angelelli, Obispo

Decreto Christus Dominus (sobre el ministerio pastoral de los Obispos):

Punto 13: “Demuestren en su enseñanza la materna solicitud de la Iglesia para con todos los hombres, sean fieles o infieles, teniendo un cuidado especial de los pobres y de los débiles, a los que el Señor les envió a evangelizar”.

Punto 16: “Para procurar mejor el bien de los fieles, según la condición de cada uno, esfuércense en conocer bien sus necesidades, las condiciones sociales en que viven, usando de medios oportunos, sobre todo de investigación social. Muéstrense interesados por todos, cualquiera que sea su edad, condición, nacionalidad, ya sean naturales del país, ya advenedizos, ya forasteros. En la aplicación de este cuidado pastoral por sus fieles guarden el papel reservado a ellos en las cosas de la Iglesia, reconociendo también la obligación y el derecho que ellos tienen de colaborar en la edificación del Cuerpo Místico de Cristo.”

Leer en sitio web del Vaticano:
http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/documents/vat-ii_decree_19651028_christus-dominus_sp.html

Otros documentos

Aunque el cardenal Becciu habló de decretos conciliaries, y fieles a su mensaje reproducimos aquí dos apartados de algunos de ellos, su referencia probablemente tenía que ver al concilio en general. En ese sentido, y para entender más algunas acciones en las que estaban involucrados los nuevos beatos, por ejemplo la creación y el nacimiento de las cooperativas de trabajo para las mejores condiciones de los trabajadores, la Constitución Pastoral Gaudium et Spes puede ser de apoyo cuando expresa en su punto 68, en el apartado Los bienes de la tierra están destinados: “Habiendo como hay tantos oprimidos actualmente por el hambre en el mundo, el sacro Concilio urge a todos, particulares y autoridades, a que, acordándose de aquella frase de los Padres: Alimenta al que muere de hambre, porque, si no lo alimentas, lo matas, según las propias posibilidades, comuniquen y ofrezcan realmente sus bienes, ayudando en primer lugar a los pobres, tanto individuos como pueblos, a que puedan ayudarse y desarrollarse por sí mismos”.

Al Obispo Angelelli, así como a los dos sacerdotes de Chamical Murias y Longueville, muchos cristianos le reprochaban su interés por lo social, que contrastaba con un estilo pastoral al que estaban acostumbrados. Decía Gaudium Et Spes en su punto 29: “Más aún, aunque existen desigualdades justas entre los hombres, sin embargo, la igual dignidad de la persona exige que se llegue a una situación social más humana y más justa. Resulta escandaloso el hecho de las excesivas desigualdades económicas y sociales que se dan entre los miembros y los pueblos de una misma familia humana. Son contrarias a la justicia social, a la equidad, a la dignidad de la persona humana y a la paz social e internacional”.

Incluso algunos le apedrearon ante la celebración de una fiesta Patronal, motivo por el cual el Obispo los puso en “entredicho”. En la Constitución Lumen Gentium, punto 23, se expresa: “deben, pues, todos los Obispos promover y defender la unidad de la fe y la disciplina común de toda la Iglesia, instruir a los fieles en el amor de todo el Cuerpo místico de Cristo, especialmente de los miembros pobres, de los que sufren y de los que son perseguidos por la justicia”.


WENCESLAO PEDERNER

Te puede interesar:
Wenceslao Pedernera, el padre de familia argentino beato

Tags:
argentinabeatificacionmartires
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Dicas de amor
Una hermana es más que una amiga, es la mitad de nuestro corazón
4
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
5
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
6
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
7
MARIA DEL VALLE
Esteban Pittaro
Conmoción en Argentina por una joven que falleció tras un aborto ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.