Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Venezuela sirve de alacena a droga colombiana enviada a EEUU y Europa

MADURO
Shutterstock/StringerAL
Comparte

El estamento militar al servicio del narcotráfico sería una de las razones de la expansión de esa industria calificada por el papa Francisco como una “lacra” que se debe execrar. Producida en Colombia, Perú y Bolivia, la droga es exportada por el Ecuador y almacenada en Venezuela

La Fuerza Armada Venezolana es un “brazo logístico para el resguardo de la mayor arma moderna contra la sociedad, como es el narcotráfico”, tras convertirse en un “Estado Cuartel” que “sirve como palanca y factor de expansión para que la industria de la droga y la violencia” se consoliden en todo el hemisferio y más allá de sus fronteras.

Lo afirma un importante académico y referente militar, José Machillanda, doctor en Ciencias Políticas, profesor de la Universidad Simón Bolívar (USB) y director de la cátedra Simón Bolívar delCentro de Estudios de Política Proyectiva (Ceppro).

Mediático en 2014 debido al allanamiento de su residencia por parte de funcionarios de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM), el coronel retirado (Ejército) sostiene que el reto para los políticos y la sociedad civil es detener la “monstruosa combinación entre el ‘Estado Cuartel’ y los carteles de la droga” en Venezuela. Algo que, en su opinión, sólo se podrá lograr con la ética para “detener esta alianza que hoy está dispuesta a destruir el tejido social” del mundo.

El coronel y profesor universitario afirma que al estamento militar venezolano se le olvidó la defensa de la nación. Por ello, en marzo de este mismo año firmó un documento junto a generales y almirantes que integran el Frente Institucional Militar Venezolano dirigido a los miembros activos de la Fuerza Armada Nacional, en el que reclaman atender esta “insoslayable y lacerante realidad”.

“A ustedes les debe golpear incesantemente en sus consciencias el sufrimiento de la gran mayoría de los venezolanos que padecen hambre, miseria, enfermedad y muerte por culpa de un régimen sin ninguna sensibilidad social y humana. Es por tan implacables razones que desde el sentimiento y la rectitud moral que fraguó el fuero militar en nuestro espíritu, hacemos un llamado de atención firme y categórico, pero lleno de esperanza y respeto por nuestros compañeros de armas, para que atiendan la insoslayable y lacerante realidad que ha bañado de sangre y lágrimas nuestro digno suelo sin culpa”, indicaron.

 

© sammisreachers

“Partido político en armas”

Machillanda sostiene que “el tráfico de drogas, cocaína y marihuana” se apuntala “en la perversión del estamento militar venezolano como un partido político en armas”, toda vez que “potencia el tráfico y la comercialización de drogas en el hemisferio occidental”.

Asegura que el “Estado Cuartel” se instauró por razones ideológicas y de poder gracias al castro-chavismo y al castro-madurismo desde el año 1999, hasta constituirse en “el mayor y mejor aliado de la economía paralela” generando “la más grande y dolorosa situación en función de centros de siembra, producción y mercadeo de la droga”.

El militar hizo las denuncias durante la presentación del informe anual de la organización no gubernamental FundaRedes, una plataforma de investigación de frontera que mantiene sistemático monitoreo; así como denuncias ante el Ministerio Público y la comunidad internacional sobre el accionar de la guerrilla y sus vínculos con el narcotráfico.

Al servicio de Nicolás Maduro…

Detalló Machillanda que el “Estado Cuartel es una institución al servicio” de la administración Maduro, e insistió en que “sirve de alacena en el espacio geográfico de Venezuela” con un “impacto sobre los Estados Unidos y Europa” a lo que se suman los “estadios perversos que genera la droga”.

Sostuvo que “la droga producida en territorio colombiano, peruano y boliviano, es exportada al Pacífico por el Ecuador y almacenada en Venezuela, para su (posterior) distribución”, lo que en la actualidad “constituye una de las más grandes amenazas del mundo”.

Las afirmaciones del ex director del Centro de Estudios de Política Proyectiva coinciden con la plataforma de investigación Insight Crime, según la cual, Venezuela “ofrece a los guerrilleros algunos de los principales corredores de tráfico de drogas, y un lugar para escapar de la presión de las fuerzas de seguridad colombianas, llevar a cabo entrenamientos y reabastecerse de armas”.

El investigador asegura que el estamento militar venezolano “convive con las FARC para que Venezuela sea la alacena, al tiempo que facilita el transporte, la seguridad, la vigilancia y la protección de parte de la droga que luego va a Estados Unidos y Europa”.

Abunda que las FARC aún “existen, crecen y se multiplican por haber encontrado fuerza” en la Venezuela de Chávez y Maduro, una “alianza en la que busca el soporte para convertirse en el gran centro de la droga del mundo, porque para la distribución y envío cuentan con el apoyo de un cuerpo armado a su servicio”.

Industria mortal que se nutre de niños y jóvenes

Se trata, dijo, de una alianza que “está en estrecha vinculación con la magnitud de poder, penetración, impacto y perversidad” que alcanza en su sitio de acción.

A través de una amplia serie de trabajos, Aleteia ha denunciado de forma sistemática que: “El principal insumo de la guerrilla, la disidencia de las FARC y el ELN de Colombia son los niños y jóvenes venezolanos”; así como el hecho de que en la zona fronteriza los jóvenes venezolanos reciben hasta US$ 300 dólares (unos 250 euros) por trabajar con frentes guerrilleros, principalmente para la industria de la droga; o son reclutados por el crimen organizado.

Al término de su visita pastoral a Colombia en 2017, el papa Francisco denunció la explotación humana, el narcotráfico y el desamparo en el que tantos se ven atrapados. Su posición estuvo a tono con un reclamo previo, en 2015, a la comunidad internacional: pues en su primer discurso ante la Asamblea General de la ONU, dijo que el narcotráfico es “pobremente combatido”, mientras “silenciosamente” sigue cobrando “la vida de millones de personas”.

“Drama lacerante que debe acabar”

El máximo representante de la Iglesia Católica ha llamado la atención del “drama lacerante de la droga, con la que algunos lucran despreciando las leyes morales y civiles”; y desde Colombia condenó con firmeza esa “lacra que ha puesto fin a tantas vidas y que es mantenida y sostenida por hombres sin escrúpulos”. Su llamado a “terminar con el narcotráfico, que lo único que hace es sembrar muerte por doquier” ¡está hoy más vigente que nunca!

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.