¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cuasimodo, un “tesoro del pueblo” exclusivo de Chile

Comparte

Miles de personas acompañan al sacerdote en su visita a los enfermos con la Eucaristía para compartir la alegría de Cristo Resucitado.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La zona central de Chile tiene una tradición exclusiva y calificada por San Juan Pablo II como un “verdadero tesoro del pueblo de Dios”, la fiesta religiosa de Cuasimodo. Cada segundo domingo de Pascua se “corre el Cuasimodo”. Ese día los párrocos salen acompañados de fieles a entregar la Comunión a los enfermos que no pudieron comulgar el domingo de Resurrección.

La palabra Cuasimodo procede del latín Quasi modo, que significa “Al modo de”, y corresponde a las primeras palabras de la antífona de entrada de la Misa de ese domingo (Segundo domingo de Pascua) Quasi modo géniti infantes: “Como niños recién nacidos”; de ahí nace el nombre.

Esta fiesta comenzó a mediados del siglo XIX. En aquel tiempo, los sacerdotes iban a caballo para entregar la Comunión a los enfermos que no pudieron comulgar en Domingo de Resurrección. Muchos feligreses los acompañaban para que asaltantes no robaran el copón con el Santísimo Sacramento. En señal de respeto, los hombres reemplazaban sus sombreros huasos por mantillas atadas a sus cabezas y esclavinas sobre sus hombros.

Ver imágenes aquí (hacer click en galería): 

 

 

El traje del cuasimodista es muy sencillo. Sobre la camisa a cuadros, una chaquetilla corta adornada con hileras de botones en las mangas y en los costados de la espalda. A la cintura una faja de varios metros de longitud, generalmente de lana roja, que ciñe el cuerpo del huaso y termina en una artística punta con flecos que cae a lo largo de la pierna. El pantalón castellano, negro con líneas blancas, y las polainas protegen al jinete de los roces en las cabalgadas por el bosque.

“Mi papá me trajo a Cuasimodo, el corre desde los siete años. Siempre me llamó la atención y decidí comenzar a hacerlo a los 17 años. Me gusta Cuasimodo porque le llevamos el Cuepor de Cristo a los enfermos, porque se encuentran postrados. Me da felicidad entrara a las casas y compartir la alegría de la eucaristía con quien más lo necesitan”, relata Natalia Pavez, 20 años y cuasimodista de Quinta Normal.

Sin embargo, con el tiempo el tiempo Cuasimodo también ha ido incorporando bicicletas, carretas tiradas por caballos, motos, autos y hasta camiones y camionetas engalanadas. Miles de personas acompañan al sacerdote en su visita a los enfermos con la Eucaristía para compartir la alegría de Cristo Resucitado.

Ser Cuasimodista, al igual que todas las fiestas de Piedad Popular se transmite por generaciones. Darío, 23 años y Cuasimodista, nos cuenta “Cuasimodo es una tradición del corazón. Mi espíritu se engrandece viendo a tantas personas corriendo el Cuasimodo; yo esto lo vivo desde niño cuando ya pude andar en bicicleta comencé a participar de esta verdadera fiesta de Cristo”.

Este segundo domingo de Pascua las calles de Santiago, de pueblos y ciudades de distintas partes de Chile se vivirá un nuevo Cuasimodo, que no conoce de crisis de confianza, de fe y de abusos; lo único importantes es llevar la Eucaristía a los enfermos y tener el encuentro personal con Cristo.

A continuación un documental para conocer más sobre esta fiesta: 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.