¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Esto es lo que -en el fondo- TODOS buscamos

SERENITY
Comparte

Porque encontrarlo te da una paz inamovible pase lo que pase, una certeza, una seguridad y una fuerza capaz de esperar

“En medio de las lágrimas descubrí que había, dentro de mí, una sonrisa invencible. En medio del caos descubrí que había, dentro de mí, una calma invencible. En medio del invierno descubrí que había, dentro de mí, un verano invencible. Y eso me hace feliz. Porque esto dice que no importa lo duro que el mundo empuja contra mí; en mi interior hay algo más fuerte, algo mejor, empujando de vuelta” (Albert Camus).

Todos hemos tenido un primer encuentro con Jesús, ese que nos ha cambiado la vida, ese momento donde hemos experimentado que somos amados y que queremos amar.

Pero hay ocasiones en la vida en que eso parece perderse. Ocasiones en las que habiendo amado tanto, todo parece haberse ido…

Y es que el hombre no sabe lo que es el temor a perder hasta que no conoce el amor. Solo cuando tenemos algo que valoramos profundamente, algo que le dio sentido a nuestra vida, empezamos a experimentar verdaderamente lo que significa el temor a perderlo.

Ese temor de perder no es otra cosa sino el deseo de tener más. Pues no solo con el amor aparece el temor, sino también la necesidad de intimidad, la necesidad de compartir más tiempo con el amado.

Y así como el amor permite conocer el temor y la necesidad de intimidad; también y sobre todo, quiere conocer lo que es el descanso.

Descansar no de la actividad, sino la seguridad de haber encontrado, al fin, la gratuidad y la incondicionalidad del amor. Un amor sobre el cual recostarse y hallar la paz.

Y lo que más queremos es que nadie moleste ese descanso, ni siquiera nosotros mismos. Queremos tener la experiencia de sabernos, al fin, abandonados en el amor a pesar de la propia pobreza, (a pesar de sentirnos pequeños, insignificantes y pecadores llegar a creer que hay un amor que es más grande).

Lastimosamente eso es difícil de obtener. Para llegar allí tenemos que permitirnos estar en medio del desierto y la soledad.

Es en ese momento donde vamos a poder descansar en el amor, aunque este amor no siempre redunde en nuestra sensibilidad; incluso no solo en nuestra sensibilidad, a veces, la misma razón es insuficiente y pobre para entender el amor.

A veces solo creemos que pasa lo que entendimos que pasa, pero es más que eso. Se trata de aprender a aceptar que van a pasar muchas cosas que no entendemos ni sabemos ni cómo, ni por qué están pasando.

Cuando lleguemos a este punto descubriremos que tenemos una paz fundante, una secreta serenidad, una escondida certeza: aunque todo esté en desorden, Dios está actuando.

Nuestra paz no viene porque esté todo ordenado, sino porque Dios está actuando. Esa es la auténtica paz.

Te puede interesar:
¡Confía!

Es como en el diluvio en los días de Noé. Había temporadas largas en las que alrededor solo se veía agua y, la paloma, al salir a buscar, regresaba sin nada.

Pero el vuelo de la esperanza es tal, que es capaz de certeza. Hay muchos días que nuestra paloma, nuestro corazón, sale a buscar, no encuentra y vuelve vacío.

Pero sabe que si sigue saliendo, tal vez un día vuelva con un ramito, y tal vez un día ya no regrese… ¿y esto qué quiere decir?, que nuestra esperanza está firme.

Ya no duda más, y el ancla está puesta en el fondo del mar: pueden sacudir las tormentas, pero mi esperanza no se mueve.

Y no se mueve no por el amor que yo le tengo a Jesús, sino por el amor que Jesús me tiene a mí. Esa es el ancla.

“En las horas de ausencia se afina y se afirma el amor; es puesto a prueba y, cuando el amor es grande, no pone su contento en otra cosa, es capaz de guardar ausencia, aunque duela y parezca absurdo. Te espero, sé que vendrás” (P. Manuel Pascual).

Algo de esto le pasó a María Magdalena cuando buscaba a Jesús en el sepulcro. Su amor fue un amor capaz de guardar ausencia, pues la distancia es como el viento: apaga los fuegos pequeños y enciende los grandes.

«Hay que saber leer la pedagogía de Dios que muchas veces nos deja en soledad para mostrarnos que es nuestro amigo. Si siempre encontráramos refugio en los amigos, tal vez nunca tendríamos la certeza de que Él está aunque nadie esté. Por eso “el más puro padecer trae el más puro entender”» (P. Manuel Pascual).

Para entender a Jesús y lo que Él quiere hacer en nosotros hay que esconderse en Él, entrar en su intimidad. Ser un místico no es tener experiencias celestiales, es tener experiencias de Jesús, es compartir con Jesús la cruz.

“El amante es capaz de cantar y de amar en la noche, el verdadero amante es capaz de hacer florecer, aun en el más crudo invierno, el fruto del amor. Si alguien nos preguntara qué está procurando Jesús conmigo: amarme de tal modo que su amor me haga capaz de amar como Él” (P. Manuel Pascual).

Pero lo más bonito es que este amor es un amor que quiere hacer historia, no uno que solo quiere estar en el cielo. Por eso el verdadero místico es el que se desgasta por hacer presente en este mundo, y en los demás, la calidad que Dios le hizo probar en el corazón, no el que quiere ir a gozar ya con Jesús al cielo.

“Ya bien puedes mirarme después que me miraste…”

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.