Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

5 ideas para ser un poco más feliz

Comparte

Propuestas sencillas para que tu día a día resulte positivo para ti y para los tuyos

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Ser feliz es nuestro mayor reto en la vida. Es el motor que nos lleva a poner en marcha acciones que nunca habríamos imaginado. Es el naipe que cambiaríamos por el resto de la baraja.

Seguro que ya estamos en camino para ser felices y hemos puesto medios para serlo, pero uno nunca tiene suficiente y resulta muy positivo aprender de la experiencia de otras personas para ser, al menos, un poco más felices.

Raúl Gómez es un viajero aventurero que lleva años paseándose por platós de televisión y por los lugares más insólitos del planeta. Además es runner. Y de todo lo que ha hecho hasta ahora ha ido extrayendo lecciones de vida que finalmente han cristalizado en el libro “La vida mola”.

No pretende ser un gurú espiritual, ni escribir la panacea. Su libro son más bien capítulos de memorias recientes contadas de modo que pueden ayudar a otros que se encuentran en un momento de bajón, de dificultad o enfermedad.

“La vida mola” contiene muchos inputs, pero aquí van las 5 ideas que pueden ayudarnos a cambiar de actitud y de perspectiva para la próxima temporada:

  1. La risa te cambia por dentro, te mejora, te alivia: es la mejor medicina.

Busca el modo de  sonreír, no solo por ti sino porque ayudarás a los demás a llevar mejor la tarea que tienen entre manos. Escucha chistes, trata de ser gracioso al contar las cosas para que los demás disfruten escuchándote. Ante diversos modos de tomarse un asunto, tómatelo de la forma más positiva.

2. Ponerte metas y plazos realistas te evitan una buena cantidad de frustraciones, lesiones y el sentimiento de fracaso innecesario.

Los libros de autoayuda suelen estar cargados de frases grandilocuentes como “tú puedes llegar a la excelencia”. Luego uno se pone a intentarlo y la realidad se encarga de darle un baño considerable. Así que es mejor escarmentar en cabeza ajena. Recuerda que lo normal, lo humano, es equivocarse, no acertar del todo a la primera. Cuenta con otras personas, pide ayuda, trabaja en equipo.

3. Si el plan no funciona, cambia el plan, pero no cambies la meta.

No seas cenizo. Uno puede equivocarse pero para eso existe la posibilidad de volver a la casilla cero. Posición inicial y vuelta a empezar. A pesar de eso, no cambies la meta: tener una familia, por ejemplo. No hay que renunciar a eso por no disponer de medios económicos suficientes. Los grandes corazones tienen grandes planes y al final saben encontrar un atajo. Por el momento, disfruta de las pequeñas victorias de cada día y comparte esa alegría con los que más quieres.

4. Cada uno vive las carreras de forma diferente, las siente suyas, propias, y cada persona tiene un motivo diferente para correr. Y eso hace tan especial cada meta alrededor del mundo.

No te impongas el suplicio de querer imitar en todo a otra persona porque es muy posible que no tenga tu mismo temperamento ni tu carácter. De nada sirve tener envidia de algo o alguien que es inalcanzable. Mira lo que has construido hasta el momento y piensa cómo sacarle el mayor partido.

5. Si algo bueno te pasa, viaja para celebrar. Si algo malo te pasa, viaja para olvidar. Si nada te pasa, viaja para que algo pase.

El viaje es un buen sistema para conocer a otras personas y para conocerse a uno mismo. Nos abre horizontes, nos ayuda a ganar en ilusión y en aprendizaje (de culturas, de historia). Nos reoxigena. Viaja con intención de aprender.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.