¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco: Las mujeres son las primeras que se encuentran con el Resucitado

SYNOD
Antoine Mekary | ALETEIA | I.Media
El Papa: Luchad contra todo egoísmo
Comparte

Durante su mensaje, en el Lunes de Pascua, recuerda de nuevo a las víctimas de Sri Lanka

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

En su mensaje tras el rezo del Regina Coeli del Lunes de Pascua, Papa Francisco mostró una vez más su cercanía a la Iglesia en Sri Lanka: “Rezo por las numerosas víctimas y heridos y pido a todos que no duden en pedir toda la ayuda necesaria. Deseo que todos condenen estos actos terroristas inhumanos y jamás injustificables. Oremos a la Virgen María”.

BOMB BLAST SRI LANKA
Anadolu Agency 2019 Anadolu Agency

Antes de la oración Papa Francisco mostró a los presentes la alegría de la Resurrección y cómo fueron las mujeres las primeras que recibieron el anuncio del Evangelio: Dejémonos alcanzar, pues, por el mensaje consolador de la Pascua y envolver por su luz gloriosa, que disipa las tinieblas del miedo y de la tristeza. Jesús resucitado camina junto a nosotros. Él se manifiesta a los que lo invocan y lo aman”.

El Santo Padre explicó que,la liturgia nos remite al sepulcro vacío de Jesús y a las mujeres, que llenas de temor y de alegría, están yendo de prisa a llevar la noticia a los discípulos. “Jesús – señaló el Pontífice – expulsa de sus corazones el miedo y las anima aún más a anunciar a los hermanos lo que ha sucedido”.

Todos los Evangelios, precisó el Papa, resaltan el papel de las mujeres, María Magdalena y las demás, como primeras testigos de la resurrección. Los hombres, asustados, estaban encerrados en el Cenáculo. Pedro y Juan, advertidos por María Magdalena, hacen sólo una rápida salida en la que constatan que la tumba está abierta y vacía. Pero son las mujeres las primeras que se encuentran con el Resucitado y las que llevan el anuncio de que Él está vivo.

“Después de los ritos del Triduo Pascual, que nos han hecho revivir el misterio de la muerte y de la resurrección de nuestro Señor, ahora con los ojos de la fe lo contemplamos resucitado y vivo. También nosotros estamos llamados a encontrarlo personalmente y a convertirnos en sus anunciadores y testigos”

¡Cristo, mi esperanza, ha resucitado!

Antes de concluir su alocución, el Papa Francisco dijo que con la antigua Secuencia Pascual, en estos días repetimos: ¡Cristo, mi esperanza, ha resucitado! Y en Él también nosotros hemos resucitado, pasando de la muerte a la vida, de la esclavitud del pecado a la libertad del amor. “Dejémonos alcanzar, pues, por el mensaje consolador de la Pascua y envolver por su luz gloriosa, que disipa las tinieblas del miedo y de la tristeza. Jesús resucitado camina junto a nosotros. Él se manifiesta a los que lo invocan y lo aman”. En primer lugar en la oración, pero también en las alegrías sencillas vividas con fe y gratitud. También podemos sentirlo presente compartiendo momentos de cordialidad, de acogida, de amistad, de contemplación de la naturaleza.

Que este día de fiesta, concluyó el Santo Padre, en el que se acostumbra disfrutar de un poco de ocio y de gratuidad, nos ayude a experimentar la presencia de Jesús. “Pidamos a la Virgen María poder tomar a manos llenas la paz y la serenidad, dones del Resucitado, para compartirlos con los hermanos, especialmente con quien tiene más necesidad de consuelo y de esperanza”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.