Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El Dueño del Fuego: Una enseñanza de la selva

FIRE
Comparte

Entre las muchas leyendas que guarda el río Orinoco, hay una que nos enseña la prudencia ante las llamas

En el lugar nace el Orinoco, uno de los ríos más grandes y caudalosos del mundo, cuentan los indígenas que vivía el Caimán-Rey con su fea esposa, una enorme rana. El caimán, llamado Babá guardaba, en el fondo de su garganta, un poderoso secreto que ningún otro animal ni ser humano conocía.

Un buen día, una perdiz que andaba extraviada, llegó hasta el interior de la cueva donde Babá y su mujer vivían. Buscaba cañas y pajas y sólo encontró ramas a medio quemar. Pensó que el fuego del cielo había estado en aquella cueva y degustó algunos alimentos tostados que encontró muy sabrosos. De inmediato, fue hasta el colibrí y le contó lo vivido.

Encontraron otro aliado, el Pájaro Bobo y los tres se propusieron averiguar como el caimán y la rana lograban cocinar tan sabrosos manjares. Sigilosos, observaron dentro de la cueva cómo el inmenso caimán abría sus fauces de las que salían lenguetas de fuego que cocinaban en un tris todo lo que había cazado.

COCODRILE
Shutterstock/evenfh

Llegaron a la conclusión de que debían quitar el fuego al caimán y que ello sólo sería posible si lograban que abriera la boca. Resolvieron hacer que se carcajeara y abriera sus fauces. En la noche, todos los animales se reunieron, como era su costumbre, a orillas del Orinoco. Allí conversaban y compartían las incidencias del día.

Una vez allí, Bobo y la perdíz colorada saltaron para hacer reír al caimán, pero no funcionó. Pero no se rindieron. Bobo tomó una pelota de barro y la metió en la boca de la rana cuando ésta bostezó. Hacía tantas muecas temiendo atragantarse, que el episodio provocó las risotadas de Babá. El colibrí, raudo y veloz, se robó el fuego con la punta de sus alitas. Pero, al elevarse, chocó contra una rama y se vino abajo el árbol, reducido a cenizas.

El robo se había consumado, no obstante. El Rey caimán se percató del engaño. También comprendió que el fuego era un bien para la Naturaleza pero que mal utilizado sería causa de grandes males. Acto seguido, junto a su fea rana, se sumergieron en el gran río y desaparecieron para siempre.

Mientras tanto, los tres amigos celebraban el robo del fuego. Pero ningún animal supo aprovecharlo. Sólo los humanos, los aborígenes, que vivían también en la selva, junto al Orinoco, quienes gracias a las brasas que dejó el árbol incendiado, y comprendieron sus peligros pero también su utilidad.

Por haber aportado ese recurso, la tribu nombró “animales protectores” a la perdiz, al pájaro Bobo y al colibrí –también conocido como Tucusito- en gratitud por haberles regalado el don del fuego.-

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.