Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿A qué hora más o menos resucitó Jesús de la muerte?

Comparte

¿Fue el sábado por la noche o el domingo por la mañana?

En los relatos del Evangelio, se dice que Jesús se levantó de entre los muertos “al tercer día” o “después de tres días”. Esto parece ser una contradicción en los términos, y podría hacer que parezca que hay múltiples posibilidades en cuanto a cuándo Jesús resucito.

Además, el hecho de que Jesús muriera un viernes hace que estas frases sean aún más confusas, ya que una resurrección dominical podría considerarse en función de esta discrepancia.

La pregunta no es baladí, porque la Iglesia celebra ya la resurrección el Sábado Santo por la noche… ¿podría estar celebrando algo que tecnicamente aún no ha sucedido?

Sin embargo, según el erudito bíblico Ben Witherington, esto no debería preocuparnos, ya que los escritores de los Evangelios no usaban términos que tuvieran la misma precisión científica que posee nuestro lenguaje moderno.

El problema con este tipo de razonamiento moderno es que asume que los escritores del Evangelio intentaron escribir siempre con precisión sobre este asunto. De hecho, la frase “después de tres días” en el Nuevo Testamento puede significar simplemente “después de un tiempo” o “después de unos días” sin ninguna especificidad clara más allá de la sugerencia de varios días, en este caso partes de tres días.

Witherington incluso mostró un ejemplo del Antiguo Testamento en el que “’después de tres días’ significa exactamente lo mismo que ‘en el tercer día’”. Entonces, aunque estas frases en el español moderno parecen ser contradictorias, “estos textos no se escribieron para cumplir con nuestros estándares modernos y exigentes cuando se trata de tiempo”.

Además, los “días” en el cálculo judío no fueron las 24 horas de medianoche a medianoche que usamos hoy.

Volviendo a la pregunta principal, ¿cuándo se levantó Jesús de entre los muertos?

Según la narrativa bíblica tradicional, Jesús murió un viernes por la tarde, el “día de preparación” antes del sábado, que para los judíos era el sábado. El apologista Jimmy Akin reconstruye la línea de tiempo de la muerte y resurrección de Jesús, basada en los Evangelios y las tradiciones judías, de la siguiente manera.

Si Jesús fue crucificado y murió el viernes por la tarde, ese sería el primer día; al anochecer del viernes comenzaría el segundo día; luego a la puesta del sol el sábado comenzaría el tercer día. Así que, de hecho, Jesús “resucitó al tercer día” (Mateo 20, 19).

Esto concuerda con el relato de Mateo sobre las mujeres que visitaron la tumba vacía el domingo por la mañana: “El Ángel dijo a las mujeres: «No teman, yo sé que ustedes buscan a Jesús, el Crucificado. No está aquí, porque ha resucitado como lo había dicho. Vengan a ver el lugar donde estaba” (Mateo 28, 5-6).

Como resultado, Jesús probablemente resucitó de la muerte entre la puesta del sol del sábado y la madrugada del domingo, antes de que María Magdalena llegara a la tumba. No es sorprendente que la Iglesia siempre haya seguido esta línea de tiempo, ya que la Vigilia Pascual el sábado por la noche ya celebra la resurrección de Jesús. Esta ubicación se corresponde con la narrativa bíblica y las prácticas judías de la época.

Si bien no sabemos la hora exacta en que Jesús se levantó de entre los muertos, la parte importante es que Jesús se levantó de entre los muertos y nos abrió las puertas del cielo y la promesa de una futura resurrección al final de este mundo.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.