Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Los pueblos se sienten amenazados: el resurgir de los populismos

GO HOME
Shutterstock- Ajdin Kamber
Comparte

Tras el fracaso del comunismo, una gran farsa con dominio de la propaganda se vuelve a los valores de la extrema derecha. Se verá en las elecciones al Parlamento Europeo el próximo mes de mayo

Los populismos surgen cuando los pueblos se sienten amenazados en sus propias esencias, a causa de inmigraciones, cambios culturales, crisis económicas, cambios suponen una nueva escala de valores. Entonces, se buscan recetas simples, contundentes, radicales, acuñadas sin demasiado discernimiento, consignas, y sobre todo un líder que encarne estas ideas simples que llegan fácil al corazón, como un nacionalismo excitado, triunfante, un nacionalismo superior a otras naciones (supremacismo), mezcla muchas veces de contenidos religiosos simples.

Así han surgido los populismos europeos, fruto de también de que las anteriores generaciones han sembrado unos valores materialistas y descafeinados en los comportamientos humanos. En todos los casos hay un rechazo, a veces en forma de odio y racismo, hacia otros pueblos, normalmente vecinos o inmigrantes de otros continentes. El papa Francisco decía recientemente, ¿no se ha formado Europa mediante la llegada y establecimiento de distintos pueblos llegados de otros países y continentes? Así ha sido a lo largo de la historia.

Sin embargo, esta vez, deseosos los países en mantener el alto nivel de bienestar económico alcanzado, no están dispuestos a compartir con otros pueblos este bienestar, a pesar de tener una bajísima natalidad que no asegura el recambio generacional. Europa necesitará en los próximos 20 años unos 25 millones de inmigrantes para reponer sus fuerzas de trabajo, dijo el presidente del Parlamento Europeo. Esta es la gran asignatura pendiente de Europa: ¿Cómo integrar a tantos inmigrantes que vienen? ¿Cómo dar cauce adecuado a la inmigración? La única solución que no existe es el rechazo.

Los populismos están imperando por Italia, donde están en el gobierno, por Francia con Marine Le Pen, por Alemania, los países escandinavos, Holanda, Hungría, Polonia y ahora en España con el grupo político Vox, que se presenta como salvador de España, igual que los nacionalismos exacerbados del País Vasco y de Cataluña.

Normalmente estos partidos se apoyan en ideologías cerradas, que buscan el apoyo de los ciudadanos dando recetas simples, sobre una base histórica falsa o discutible, dispuestos a resolver los problemas a través de engañosos análisis del presente, soñando con idílicos futuros. Eso sí, todos hablan de democracia, de ley, de orden, de paz, de justicia, de bienestar… es decir de todo lo que quieren oír hoy los ciudadanos.

San Juan Pablo II –un gran patriota polaco—distinguía entre “patriotismo” y “nacionalismo”. Decía, en su libro “Amor e identidad”, que patriotismo es amor a la patria reconociendo todo lo bueno de las otras naciones, mientras que nacionalismo es separación de una nación a otra tratando con desprecio a otras naciones.

¿Es un signo de los tiempos? Sin duda es uno de los signos de los tiempos, después de que ni el centro-derecha ni el centro-izquierda hayan sabido mantener unos valores permanentes, ni en lo político ni en lo moral, ante la ciudadanía. De ahí que, tras el fracaso del comunismo, una gran farsa con dominio de la propaganda se vuelve a los valores de la extrema derecha. Se verá en las elecciones al Parlamento Europeo el próximo mes de mayo.

Ahora falta diálogo y sobra partitocracia, faltan valores morales y sobran intereses económicos y materiales entre las clases dirigentes, falta sentido de Estado y altruismo, faltan líderes políticos que empujen a los pueblos, especialmente a los jóvenes, hacia metas más elevadas que tener una buena posición social y un buen salario, y dar estabilidad, tanto en la familia, como en el trabajo.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.