Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 23 abril |
San Sotero y san Cayo
home iconEstilo de vida
line break icon

10 situaciones que parecen rabietas infantiles, pero que no lo son

Crying Child

Jelena Jojic Tomic | Stocksy United

Papo de pai - publicado el 19/04/19 - actualizado el 19/04/19

¿Sabes reconocer lo que puede haber detrás de las reacciones exageradas de tus hijos?

Estas son 10 situaciones que parecen rabietas caprichosas de los niños, pero que no lo son. Cuando logramos reconocer que en los comportamientos no deseables de nuestros hijos hay algo más profundo que un simple capricho, como una reacción a las condiciones exteriores, a su fase de desarrollo o a nuestras propias acciones, podremos responder más proactivamente y con mucha más compasión.

1No controlar los impulsos

Le dices a tu hijo, “¡No toques eso!” ¿Y lo toca igualmente? Las investigaciones sugieren que las regiones cerebrales implicadas en el autocontrol no maduran completamente hasta el final de la adolescencia, lo que explica por qué el autocontrol en desarrollo es un “proceso largo y lento” (Tarullo, Obradovic y Gunna, 2009, 31).

Cuando recordamos que los niños no siempre consiguen gestionar sus impulsos (porque sus cerebros no están totalmente desarrollados) podemos tener reacciones más suaves a su comportamiento.

2Sobreestimulación

Repaso, natación, ballet, judo y todo lo que el tiempo y el dinero nos permita dar a nuestros hijos. ¿Será que todo eso es necesario? Horarios apretados, sobreestimulación y agotamiento son típicos de la vida familiar moderna. Kim John Payne, autor de Simplicity Parenting, argumenta que los niños experimentan una “reacción de estrés acumulado” debido al exceso de enriquecimiento, actividad, escuela y juguetes. Él afirma que los niños necesitan toneladas de “tiempo de inactividad” para equilibrar su “tiempo” (Payne, 2010). Cuando logramos que tenga un tiempo inactivo, hora de jugar y tiempo de descanso, el comportamiento de los niños mejora a menudo de manera visible.

3Reacción a determinados factores

¿Te sueles irritar cuando tienes hambre o te falta paciencia cuando no has dormido suficiente? A los niños les afecta diez veces más cuando están cansados, con hambre, sed, por el exceso de azúcar o cuando están enfermos. La capacidad de los niños de controlar las emociones y el comportamiento disminuye mucho cuando están cansados.

HUNGER
Suzanne Tucker - Shutterstock

Muchos padres también notan un cambio acentuado  en el comportamiento de los niños alrededor de una hora antes de las comidas, si se despertaron durante la noche o tienen sueño. Muchas veces, los niños no saben comunicar o resolver solos el problema comiendo una galleta, tomando un medicamento para el dolor o incluso beber agua, como hacen los adultos.

4Expresión de fuertes sentimientos

Como adultos, se nos ha enseñado a dominar y ocultar nuestras emociones fuertes. Pero los niños aún no pueden hacerlo. La educadora de escuela infantil Janet Lansbury tiene una frase estupenda para cuando los niños muestran sentimientos fuertes, como gritar o llorar. Ella sugiere que los padres “dejen salir los sentimientos”, no riñendo o castigando a los niños cuando expresan esas emociones.

5Necesidad de toneladas de movimiento

“¡Para de perseguir a tu hermano dando vueltas a la mesa!” “¡Dejen de luchar a las espadas con esos trozos de cartón!” “¡Para de saltar en el sofá!” Los niños tienen necesidad de toneladas de movimiento. Tienen una necesidad tremenda de pasar tiempo al aire libre, ir en bicicleta y patinete, correr y saltar, arrastrarse, mover objetos y correr dando vueltas. En vez de pedirles que paren cuando están llenos de energía, es mucho mejor organizar una salida rápida al parque o pasar un tiempo en la calle.

6Necesidad de volverse independiente

El modelo de Erik Erikson (1963) afirma que los niños intentan hacer las cosas por sí mismos, y que los preescolares toman la iniciativa y ejecutan sus propios planes. Aunque sea irritante cuando un niño elige tomates que aún están verdes, se corta el pelo o hace una cabaña con 8 sábanas limpias, están haciendo exactamente lo que deben hacer: intentando realizar sus propios planes, por su cuenta, tomando sus propias decisiones y volviéndose independientes.

7El otro lado de sus fuerzas

Todos tenemos fuerzas esenciales que también pueden desviarnos. Podemos estar increíblemente concentrados, pero no podemos salir de la concentración con mucha facilidad. Tal vez seamos intuitivos y sensibles, pero asumimos el humor negativo de otras personas como una esponja.

KIDS
Oksana Kuzmina - Shutterstock

Los niños son parecidos: pueden ser dóciles en la escuela, pero tener dificultad para gestionar cuando se confunden (por ejemplo, gritando cuando cometen un error). Pueden ser cautelosos y seguros, pero resistirse a nuevas actividades (por ejemplo, rechazando practicar un nuevo deporte). Los niños pueden vivir en el momento, pero no se organizan (por ejemplo, dejan el suelo de la habitación cubierto con juguetes). Reconocer cuando los comportamientos indeseables de un niño son realmente el otro lado de sus fuerzas – así como el nuestro – puede ayudarnos a reaccionar con más comprensión.

8Necesidad imperiosa de jugar

¿Tu hijo se pinta la cara con yogur, quiere que corras detrás de él cuando estás lavándote los dientes, o se pone tus zapatos, en vez de los tuyos, cuando estás llegando tarde a la escuela? Algunos de los comportamientos aparentemente “malos” de los hijos son lo que John Gottman llama “tácticas” para hacerte jugar con ellos. A los niños les encanta provocarte. Les encanta la conexión que ven en la risa compartida, y disfrutan con los elementos de novedad, sorpresa y emoción.

El juego muchas veces necesita tiempo extra y, por tanto, aparta agendas y compromisos, lo que puede parecer resistencia y desobediencia, cuando no lo es. Pero cuando los padres entienden y atienden esa necesidad de los niños, es más fácil evitar juegos fuera de hora.

9Reacción al humor de los padres

Varios estudios sobre el contagio emocional han descubierto que lleva apenas milésimas de segundo para que emociones como el entusiasmo y la alegría, pero también como la tristeza, el miedo y la rabia, pasen de una persona a otra, y eso generalmente ocurre sin que uno se de cuenta (Goleman, 1991; Hatfield et al., 2014). Con los niños no es distinto, a ellos les influye el humor de sus padres. Si ellos están estresados, distraídos, tristes, frustrados, los pequeños absorben estos humores. Y lo mismo sucede cuando están alegres, disfrutando de la vida.

10Respuesta a límites inconsistentes

Hoy le das a tu hijo un caramelo antes de comer. Al día siguiente dices: “no, que no vas a comer” y él grita y llora. Una noche le lees cinco libros, pero la siguiente insistes en que sólo tienes tiempo para leerle uno, y ellos quieren más. Cuando los padres son incoherentes con los límites, eso naturalmente desencadena la frustración de los niños y les impulsa a lloriquear y gritar. Igual que los adultos, los niños quieren (y necesitan)saber qué pueden esperar. Esfuérzate para que en tu casa haya límites y rutinas, porque eso mejorará el comportamiento de los niños.

(via Papo de Pai)

Tags:
educacióninfancia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
SPANISH FLU
Bret Thoman, OFS
Lo que Padre Pío vio en la Gripe Española de 1918
4
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
5
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
6
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
7
couple
Anna Gebalska-Berekets
La receta «irresistible» del Padre Pío para un matrimonio feliz
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.