Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La Semana Santa: Memoria del corazón

Comparte

Contempla esta sed de Dios por ti, este anhelo que Dios tiene de unirse a ti que lo ha llevado a perderse, a enloquecerse de amor por ti

En una de las obras del escritor inglés Charles Dickens aparece un personaje que ha perdido la memoria del corazón, no aparece ningún recuerdo de la bondad….Terrible. Y es que cuando no hay memoria de la bondad, del amor, se apaga la esperanza y se enfría la caridad.

Precisamente, Jesús, hablando de las señales de los últimos tiempos, menciona este enfriamiento de la caridad (Mt. 24,12). El escritor italiano Dante Alighieri en su “Divina Comedia” describe el lugar más profundo del infierno como un lugar habitado por aquellos que han traicionado el amor, una morada donde el hielo, el frio ha extinguido el amor.

Ya el Papa Francisco ha hablado de esto haciendo alusión al “alzheimer espiritual”: la amnesia espiritual que nos hace olvidar la historia de salvación, olvidar la historia personal con el Señor y perder el recuerdo del encuentro con el Señor.

Las anteriores imágenes nos ayudan a enmarcar esta Semana que comienza, estos días, los más santos y sagrados como una semana donde queremos tener una memoria del corazón y guardar en él el amor, el fuego del amor apasionado de Dios por cada uno.

Estos días, querido lector, son para encender esta memoria y recordar las maravillas y las grandes cosas que Dios ha hecho en nuestra vida, y así que nuestro corazón no pierda la memoria del amor, sino que experimente el amor en su plena expresión durante estos días, que la memoria conserve siempre vivas las palabras y los gestos de Alguien, Jesús, ha pronunciado y ha hecho por amor a ti.

Son días, pues, para encender la memoria del corazón con este fuego de amor. Y es que cuando despertamos el recuerdo, la experiencia del bien, del amor, se puede volver a creer en el bien y vuelve la esperanza.

Este fuego de amor de Dios, del cual habla el Papa Benedicto XVI en su Encíclica “Dios es amor”, se deja ver, tocar en sus llagas. Las llagas de Jesús son las ventanas que nos abren a un amor invisible, las llagas de Jesús nos permiten ver el amor de Dios. Contempla al Crucificado, mira sus llagas y descubrirás la fuerza del amor de Dios por ti. Que tu corazón haga memoria de estas llagas. Llagas que Jesús siempre ha mostrado, siempre ha llevado, y esto porque son lo más precioso pues revelan el amor de Dios Padre por cada uno de nosotros.

En Semana Santa nos adentramos a este tipo de amor, un amor divino que desea, que anhela la unión contigo. Contempla esta sed de Dios por ti, este anhelo que Dios tiene de unirse a ti que lo ha llevado a perderse, a enloquecerse de amor por ti: ¿acaso el que alguien entregue la vida en la cruz por otro no es una locura?.

Jesús, con su pasión, muerte y resurrección, nos ha reconciliado, nos ha rescatado y ha vencido la muerte y el pecado. Sin embargo, hay algo más y que Jesús nos hace partícipes de este mismo amor, Él desea que entremos en ese amor divino y que nuestro amor sea un reflejo del mismo amor de Dios. ¿Acaso habrá algo más grande que esta posibilidad de amor como Dios?. Ya los griegos anhelaban entrar en ese éxtasis de los dioses y embriagarse, perderse en ese amor. Pues bien, ese deseo, ese anhelo que hay en nuestro corazón de gozar y experimentar un amor divino es posible y Jesús viene a restaurar ese amor pues tú y yo somos imagen y semejanza de ese Dios que es amor.

Cuando participes de alguna ceremonia los días santos, recuerda, llena tu memoria con este amor de Dios, que no se apague la memoria de tu corazón, sino que en tu corazón este presente esos actos de entrega de Dios por ti. Cuando veas al sacerdote el jueves santo lavando los pies, estás viendo a Jesús lavando los pies de sus apóstoles, cuando contemples la Cruz el viernes santo, estás viendo este extremo de amor por ti cuando acompañes a Nuestra Señora el sábado santo te acercas a la Dolorosa, a la que guardaba todo en su corazón y así, en la Vigilia Pascual podrás cantar el canto nuevo: el Aleluya porque has visto y tocado y oido el amor de Dios y es tanto tu gozo que cantas el canto nuevo.

Que en estos días, nuestros corazones contemplen este extremo de amor, esta plenitud de amor, nos llenemos con ellos y así, podremos habiéndolo experimentado, seamos instrumentos del amor divino pues tenemos guardado en el corazón la bondad y el amor de Dios por mi.

Que en esta Semana Santa “llenemos” nuestra memoria con este amor y desde ya deseo a todos ustedes queridos lectores unas felices pascuas.   

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.