Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Descubre Betania, donde Jesús lloró por Lázaro

BETHANY CHURCH
Comparte

El lugar en donde vemos a un Cristo humano, sensible y vulnerable

Una resurrección que preanuncia una resurrección más grande. Sucedió; en Betania. Este es el lugar en donde el Señor lloró por la muerte de su amigo Lázaro y lo resucitó. El lugar en donde emerge toda la humanidad de Cristo, en donde cumple el último milagro antes de su Pasión y Muerte.

Así lo explica nuestro colaborador Carlos Padilla en su artículo sobre la resurreción de Lázaro y las lágrimas de Jesús.

“Me conmueve esa amistad profunda de Jesús con Lázaro, con sus hermanas. Jesús era capaz de amar. Con su cuerpo y con su alma: “Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro”. No suele aparecer una expresión así en el evangelio. Nombres concretos.

Jesús amaba a la familia de Betania. Allí solía ir a descansar, a compartir la vida. Con Lázaro, con Marta, con María. ¡Qué humano es Jesús que ama tanto!

Me conmueven sus lágrimas cuando ve muerto a Lázaro. Llora cuando ve llorar a María: “Jesús, viéndola llorar a ella y viendo llorar a los judíos que la acompañaban, sollozó y, muy conmovido, preguntó: -¿Dónde lo habéis enterrado?”

Te puede interesar:
Cuando Jesús lloró
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.