Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué es tan importante que los niños jueguen a imitar a sus padres?

Comparte

“Hacer como si” es una experiencia fundamental para el desarrollo de los niños: El juego simbólico es vital entre los 2 y los 5 años

A partir del segundo año de vida, el juego se transforma y los niños empiezan a “hacer como si”: es el comienzo del llamado juego simbólico. Pero el juego simbólico no es solo un juego. Se trata de una experiencia fundamental para el desarrollo cognitivo, social y afectivo de todos los niños.

Durante el juego simbólico, el niño se encuentra en una condición especial: puede explorar el mundo de la fantasía, puede confrontarse con un número infinito de situaciones y, de esta manera, ampliar su campo de acción más allá del mundo que lo rodea. Cada día, el niño podrá decidir nuevas aventuras, nuevos encuentros, nuevos retos.

Y a través de estas experiencias, podrá entrar en contacto con sus propias emociones y sus propios recursos. Aprenderá así a conocerse, a expresar sus propias potencialidades en una situación protegida, porque en el juego simbólico el niño puede siempre decidir cómo va a terminar. El juego se convierte así en un gimnasio de vida, pero también un lugar especial para la comunicación y el intercambio afectivo entre el niño y los adultos que cuidan de él.

¿Cómo se desarrolla el juego simbólico?

Juego imitativo

Entre los 12 y los 18 meses, los niños empiezan a imitar pequeñas acciones que ven a su alrededor: acunar, dar de comer, dormir, beber. Hacen falta un adulto y objetos reales para utilizar.

Shutterstock

Juego Paralelo

A partir de los 2 años, los niños empiezan a crear pequeñas historias: cocinar, hablar al teléfono, limpiar con la escoba. A menudo los juegos se hacen en presencia de otros niños, pero sin una colaboración real. En este mismo periodo, junto al juego simbólico, explota también el lenguaje.

 

A partir de los 3 años, las tramas del juego se vuelven cada vez más largas y complejas. A los niños les encanta disfrazarse y convertirse en protagonistas de sus historias, o bien empiezan a usar muñecos o personajes para sumarlos a la escena. El material de juego se utiliza de manera cada vez más simbólico, hasta que llega un momento en que no necesitan casi nada para poder inventar personajes e historias.

El juego se convierte en la actividad principal del niño. El niño logra jugar largo tiempo solo o con otros niños, creando verdaderas relaciones.

Shutterstock
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.