¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Qué tipo de cruz llevó Jesús al Calvario?

Comparte

¿Fue una simple viga transversal, o la cruz completa?

En los relatos del Evangelio, los autores cuentan muy poco sobre el camino de Jesús al Calvario y sobre la cruz que llevaba. Mateo, Marcos y Lucas notan que Jesús no pudo llevar la cruz todo el camino y que tuvo que ser ayudado.

Pusieron a un hombre que pasaba por allí, Simón, un cireneo, que venía del campo, el padre de Alejandro y Rufo, para cargar su cruz. (Marcos 15,21)

El relato de Juan solo menciona a Jesús y cómo tomó la cruz sobre sí mismo y la llevó al Calvario.

Así que tomaron a Jesús, y llevando la cruz él mismo salió al llamado Lugar de la Calavera, en hebreo, Gólgota. (Juan 19: 16-17)

Todas las narraciones guardan silencio sobre los detalles de la cruz que Jesús llevó, probablemente porque su audiencia, los judíos y los griegos en el siglo primero, eran muy conscientes de los romanos y sus métodos de tortura. La crucifixión era una pena común para los delincuentes en el Imperio Romano y se usaba como un elemento de escarmiento público. Los que leyeron / escucharon los relatos de la crucifixión de Jesús no necesitaron una descripción detallada, ya que sabían exactamente cómo era.

El historiador Hershel Shanks explica en un artículo en la Revista de Arqueología Bíblica que la madera era difícil de adquirir, y que los romanos reutilizaban los montantes de madera que ya estaban fijos en el suelo. Esto significa que cualquiera que fuera crucificado solo tenía que llevar el travesaño.

Según las fuentes literarias, los condenados a la crucifixión nunca llevaban la cruz completa, a pesar de la creencia común de lo contrario, y a pesar de las muchas recreaciones modernas del camino de Jesús a Gólgota. En su lugar, solo llevaba la barra transversal, mientras que la viga vertical se colocaba en un lugar permanente donde se usaba para ejecuciones posteriores. Como señaló el historiador judío del primer siglo Josefo, la madera era tan escasa en Jerusalén durante el primer siglo después de Cristo que los romanos se vieron obligados a viajar diez millas desde Jerusalén para conseguir la madera para su maquinaria de asedio.

Al mismo tiempo, sin embargo, muchos científicos e historiadores, teniendo presentes los hallazgos de la Sábana Santa de Turín, que se cree que es el lienzo que cubrió a Jesús en la tumba, afirman que la sábana proporciona evidencia de que Jesús llevó toda la cruz y no sólo la parte horizontal.

El escritor Harrington Lackey explica cómo los estudios científicos del sudario han confirmado la tradición artística tradicional del Vía Crucis.

Usando modelos de computadora, que analizaban la parte posterior de la cubierta, descubrieron que había más de dos marcas de abrasión en la cubierta; había nueve marcas de sangre que corresponden a la túnica que llevaba Jesús (Juan 19: 23-24). Las marcas en la túnica indican un patrón de cruz, creado por la presión de toda la cruz, el patibulum y el estípite en su espalda, a pesar de la túnica que amortiguó los moretones.

Esta teoría también corresponde a las leyes judías sobre la presencia de objetos impuros.

También se ha especulado sobre si Jesús tuvo que cargar toda la cruz, porque las estacas usadas y sucias, cubiertas de sangre y heces fueron sacadas de sus agujeros en el suelo y almacenadas. Esto probablemente se hizo porque, alrededor de un lugar sagrado como Jerusalén, la ley religiosa prohíbe que cualquier persona toque cualquier cosa impura. Entonces, Jesús y los dos ladrones que fueron crucificados con él tuvieron que llevar tanto estípites como patibulum. En lugares más seculares alrededor del Imperio Romano, las estacas sucias estaban en el suelo esperando a su próxima víctima.

Si bien es posible que nunca sepamos la verdad completa sobre la cruz que Jesús llevó en esta tierra, la parte más importante es que Jesús llevó esa cruz para salvar al mundo, perdonar nuestros pecados y abrir las puertas del cielo.

[E] fue traspasado por nuestros pecados, aplastado por nuestra iniquidad. Soportó el castigo que nos correspondía, por sus heridas fuimos curados. (Isaías 53, 5)

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.