¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El fin de la saga está cerca

THE RISE OF SKYWALKER
Walt Disney Studios Motion Pictures
Comparte

El tráiler del Episodio IX ha generado tanto revuelo como el estreno de la propia película y solo son unos segundos de imágenes que no obstante han logrado retener el espíritu trascendental de la película original

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El pasado viernes se publicaba en todo el mundo el primer tráiler de Star Wars. Episodie IX. The Rise of Skywalker. La expectación era total y el asunto incluso abrió informativos. Muchos fans habían grabado sus reacciones ante las primeras imágenes del film de J.J. Abrams para después publicarlas en Internet.

Una locura. La película, muchos aventuran ya, se trata de una especie de enmiendo para arreglar el desasosiego que dejó tras de sí Los últimos Jedis. Yo no me voy a extender sobre la cuestión pero de las últimas películas de la saga a mí, la película de Rian Johnson me parece de lo mejorcito. Pero sigamos con otra cosa.

El caso es que mejor o peores películas, sus responsables al menos, han sabido conservar, como poco, algo de aquella esencia mágica que hizo de las películas originales un hito. En esencia, una de esas historias como las de antes, con héroes y villanos sin muchos matices.

Una historia en donde la diferencia entre lo blanco y lo negro está bien clara, como lo está el cielo y el infierno. Como Darth Vader, Kylo Ren es el malo y como Luke Skywalker, Rey es la buena. No caben matices entre una cosa y otra porque la grandeza y lo bueno de los grandes relatos era precisamente eso, mantener los conceptos claros sin humanizarlos demasiado para no meternos en escalas de grises que puedan confundir al respetable.

Además, la saga Star Wars se apoya sobre una cuestión que además estos días anda en desuso o que por lo menos, no todo el mundo admite abiertamente. La creencia en algo superior, en algo eterno que lo inunda todo. En las películas de Lucas era “la fuerza” pero en realidad su referencia está clara. Al fin y al cabo hablamos de fe y en definitiva se trata de creer en algo que no se puede contemplar a simple vista.

No es ninguna novedad que la “religión” de Star Wars se equipare al catolicismo pero sí lo es tal vez que esa esencia haya sobrevivido a cuarenta años de público y cine cambiante y siempre exigiendo realismo en detrimento de lo espiritual.

Como decíamos al principio, puede que los últimos episodios de Star Wars sean desiguales pero han sabido mantener la esencia aunque lo que todavía estar por ver, es si han generado nuevos fans porque en suma, de eso se trata. Y esto es importante porque el fin de la saga, al menos de la saga de la familia Skywalker, está cerca.

Tags:
cine
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.