¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Fotos exclusivas: Un retrato de la Iglesia que nunca ves

FRANCISCAN FRIARS OF THE RENEWAL,CATHOLIC
Comparte

Echa un vistazo más allá de los titulares y experimenta la verdadera belleza de la fe

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Enterradas bajo los titulares de escándalo y división, están las historias no declaradas de una Iglesia viva y activa. Hay historias de católicos dedicados, en todos los ámbitos de la vida, viviendo su llamada a la santidad, a veces a través de los hechos más pequeños y, a veces, en grandes manifestaciones de virtud heroica.
Desde los grupos del Rosario que descienden al metro de Nueva York para orar por los peregrinos hasta las Hermanas en Nuevo México que cuidan de las personas que pasan sus últimos días, pasando por los que se comprometen con la adoración en muchas capillas del mundo,… Hay historias de fe, belleza y coraje tan diversas como la humanidad misma.
Si uno basara su opinión de la Iglesia únicamente en los titulares, se sorprendería al ver cuál es realmente la realidad de la vida cotidiana de la Iglesia.
Un ejemplo sería el día a día de los Frailes franciscanos de la Renovación en Harlem. Durante más de 30 años, los hermanos han orado y cuidado a aquellos que se encuentran en una situación desesperada en una de las comunidades más difíciles en la ciudad de Nueva York.
“Debes entender, no somos solo otra ONG, lo que hacemos fluye de nuestra espiritualidad…”, dice el Padre Glenn Sudano.
El servicio que realizan no se enfoca solo en una necesidad, se enfoca en Cristo. Primero en su relación con Él, y luego en comunicar a otros.
Y es a través de este orden correcto de las cosas que el amor y la misericordia de Cristo tocan las vidas de las personas a las que sirven. Esto es fe y servicio vivido en su forma más pura.

Intensidad franciscana

A medida que sale el sol en el convento de San José en Harlem, suena una campana y todos los frailes se unen a la capilla para la oración matutina, seguida de una misa.

La intensidad con la que oran podría tal vez describirse como “intensidad franciscana”. Francisco, que se hizo famoso por arrojarse a los matorrales para detener la tentación, abandonó todas las posesiones mundanas y comprometió radicalmente su vida a Cristo y la reconstrucción de la Iglesia … ese tipo de intensidad.

Se retiran de la capilla para comenzar a prepararse para servir a la comunidad, y los sonidos de bromas y risas alegres llenan los pasillos.

Esta alegría exterior que irradia de los frailes proviene de la alegría interior profunda que fluye de su estar centrado en Cristo. Uno podría imaginar que esto podría ser similar a lo que sería encontrarse con los apóstoles hace unos 2.000 años.

Por todas las pruebas que la Iglesia soporta, Cristo sigue vivo en ella hoy. Desde las calles de Nueva York hasta las orillas arenosas de Galilea, los hombres y mujeres fieles continúan haciéndose eco del “Sí” de María y responden a la invitación de Cristo a amar.

Entonces, para cada titular que proyecta a la Iglesia en una luz negativa, debes saber que hay millones de historias no difundidas que dicen todo lo contrario, y estos son los verdaderos retratos de la Iglesia que nunca ves.

Para conocer más acerca de los frailes franciscanos de la renovación, haga clic AQUÍ.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.