¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Cómo ayudar a tu hijo a elegir su orientación escolar?

© Monkey Business Images / Shutterstock
Comparte

A menudo, muchos padres desconcertados no saben cómo ayudar a sus hijos a elegir con buen criterio su futura vida profesional Aquí tenéis algunos consejos para saber discernir sus aspiraciones y animarles a escoger bien su futura profesión

Muchas familias han conocido el estrés de tener que decidirse por unos u otros estudios sin tener muy claro cuáles son los intereses del estudiante y con muchas dudas por resolver. Los estudiantes tienen que tomar una elección determinante para sus próximos meses y años. En un sistema escolar que todavía se basa fundamentalmente en las notas, los que no han conseguido calificaciones destacadas tienen la impresión de que el horizonte profesional se estrecha para ellos. Lo cierto es que esto no es algo que les motive a trabajar más; más bien al contrario, existe el riesgo de que pierdan la autoestima hasta el punto de sacrificar sus oportunidades de desarrollo y de encontrar su camino. Es el comienzo de una auténtica espiral de inquietud que atrapa también a los padres…

¡Nada es definitivo!

La presión familiar, la del tiempo que pasa, la del sistema escolar o incluso de la seguridad material son a menudo factores que no ayudan a que el joven tome una decisión serena.  Este periodo crucial durante el cual el estudiante debe orientarse plantea serias dificultades fruto del interrogatorio tan profundo y personal que suscita. Es una época que llama a una reflexión sobre cuestiones existenciales, nada menos, y eso da la impresión a los jóvenes de que se lo juegan todo con esa decisión… Sin embargo, pensar que todo es definitivo no es ceñirse a la realidad. No faltan medios para ayudar al joven a abrirse camino y encontrar su lugar. Para ello, es importante instaurar un diálogo con él o ella y conversar de forma serena sobre su futuro, sus intereses y la viabilidad de su proyecto. A continuación, ofrecemos algunos consejos prácticos de Stéphanie Sassi, coach de orientación escolar en Francia que acompaña a jóvenes con problemas o con dificultades de aprendizaje:

Conocerse para desarrollar sus talentos

El sistema escolar francés —obliga el espíritu cartesiano— se basa, como en muchos otros países, en las notas. Sin embargo, no hay que confundir conocimientos con talentos. Para que lo talentos se conviertan en los auténticos puntos fuertes de vuestro hijo o hija, es importante ayudarles a conocerse bien. Hay que comenzar por comprender su propia forma de pensar: ¿intuitiva, analítica o más estructural? Quienes tienen una inteligencia más puramente analítica corren el gran riesgo de perderse en cuanto no tienen un plan bien estructurado. En cambio, quienes funcionan de modo más intuitivo desconectan a los diez minutos de un curso demasiado académico. “En plena construcción identitaria, decodificar su forma de pensar es ya un gran paso para desarrollar sus talentos y convertirlos en verdaderas ventajas. Es importante animar al joven a que se permita reflexionar y trabajar a su manera”, aconseja Stéphanie Sassi.

Conversar sinceramente sobre su proyecto

Todos los padres son ambiciosos en cuanto el futuro de sus hijos. Abordar libremente este tema en familia permite abrir un debate que puede volverse delicado cuando la visión de una u otra parte difiere respecto de una misma situación. Sin embargo, la conversación sincera y respetuosa permite avanzar en un camino común que disminuirá las aprensiones de los padres y contribuirá a que el joven elabore un proyecto que sea realizable pero que también y sobre todo sea un proyecto con el que se identifique por completo. Con todas las nuevas profesiones que nacen a una rapidez vertiginosa en el universo digital, medioambiental y tantos otros, los padres a menudo se sienten superados.  Sin embargo, como subraya Stéphanie Sassi, “es importante que los padres tengan confianza en su hijo o hija y en su capacidad de adaptarse a este mundo que evoluciona a una velocidad acelerada. La atracción de los jóvenes por estas nuevas profesiones es natural y su intuición de querer sumergirse en ellas puede resultar muy acertada”, destaca la orientadora.

Ver con otra perspectiva la trayectoria escolar

Si vuestro hijo o hija no ha tenido una trayectoria escolar modélica, no os estanquéis en esta observación. Al contrario, es importante ver la situación desde otro ángulo. El papel de los padres no es encerrar al niño en el patrón de las calificaciones y del fracaso académico, sino animarle a que se demuestre a sí mismo que es competente en otras áreas. “El acompañamiento y apoyo de los padres permite que el joven abra ámbitos donde desarrollar sus competencias. El entorno escolar es un ámbito, pero no es el único”, señala Stéphanie Sassi. Así que dejad a un lado las malas notas de vuestro hijo y valorad las asignaturas en las que ha sabido mostrarse creativo y con iniciativa. “Incluso si arranca sus estudios a un nivel académico más bajo del que esperáis de él o ella, lo esencial es que encuentre un entorno de aprendizaje que le permita poner en valor su potencial. Así se multiplican las oportunidades de éxito. Y son oportunidades muy reales. Hay que abandonar el esquema de que quien no ha hecho un buen bachillerato o una buena prueba de acceso a la universidad  no podrá integrarse en estudios superiores más adelante. Hay muchas otras formas de acceder a estudios y formación competentes, que ofrecen una segunda oportunidad”, enfatiza la orientadora a Aleteia.

TEENAGERS
Martin Novak - Shutterstock

Las competencias no escolares, un verdadero potencial

Por fortuna, nuestra sociedad actual pide cada vez más perfiles auténticos, originales y personales. En este contexto, no hay nada mejor para los padres como valorar todas las experiencias que su hijo o hija ha tenido  fuera de la escuela. Lo primero que suele venir a la mente es el deporte o los campamentos, como con grupos scout.  Pero también hay muchos jóvenes que aprenden viajando y que descubren así otras culturas y lenguas. Maravillados por su experiencia, son capaces de organizar viajes para sus grupos de amigos y para la familia. Al final, terminan por desarrollar auténticas competencias laborales: gestionar un proyecto, hacer un presupuesto, administrar el tiempo, organizar los preparativos… Cuantas más experiencias,  más rápido descubrirán vuestros hijos que son más capaces de lo que creen. “Es esencial considerar estas competencias transversales como las mejores pistas de orientación posibles: son los puntos adicionales que permiten desarrollar la perseverancia, el espíritu de iniciativa, la responsabilidad, la creatividad o incluso el rigor. Muchísimas ventajas para la futura profesión o función que desempeñe vuestro adolescente”, detalla Stéphanie Sassi.

Recordar a los hijos el plan que Dios tiene para ellos

Mirar a vuestros hijos con una mirada cristiana les recuerda que Dios tiene un plan para ellos que podrán cumplir según sus fortalezas: los dones y talentos recibidos del Creador. Esta mirada de los padres que tienen fe les permite recordar que su hijo está buscando el camino vital que le atraiga y, por lo tanto, el que ama, el que le corresponde y que le llega al corazón. Y porque es un mensaje de amor, Dios conducirá a los hijos por caminos donde nunca perderán el deseo, el gusto por aprender, por descubrir, por buscar comprender, por reflexionar y, finalmente, por desarrollar sus pasiones, ¡todos signos de una dinámica de vida única!

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.