Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 19 abril |
San León IX
home iconContenido de partner
line break icon

En Nueva York, este doctor argentino atiende a los más necesitados

Para el doctor Óscar Fukilman, “lo más importante de ser médico es tratar de ayudar a la gente”

Cual “Ciudadano Fukilman”, lleva muchos años atravesando las calles de Nueva York. Conoce bien lo mejor y lo peor de ella. Su fe católica, encarnada en su profesión de médico, le hace preocuparse por los enfermos que no disponen de recursos  para acudir a la consulta. Un buen día, con SOMOS , decidió salir a buscarlos. Pero, ¿qué es SOMOS?

El doctor Fukilman atiende a numerosos pacientes de Nueva York que, pese a vivir en la ciudad más soñada del mundo, se encuentran sin dinero para ser atendidos por un médico. Así de grande, como el río Hudson, es la brecha entre la clase media de la Gran Manzana y los pobres de verdad.

Fukilman, de origen argentino y con 73 años, forma parte del sistema sanitario del prestigioso Mount Sinai Queens y del cuadro médico del Long Island Jewish Medical Center. Se adhirió al proyecto de SOMOS, una entidad sin fines de lucro que se encarga de atender a personas con escasos medios.

SOMOS cuenta con más de 2.000 profesionales que actualmente tratan de aliviar la situación de quien no puede costearse una visita médica. “La falta de acceso a la salud por carencia de medios económicos creo que es un impedimento muy grande para la salud del paciente”, dice Fukilman.

Aunque ha desarrollado su carrera profesional como especialista en Medicina Interna, mira al paciente en su totalidad. “No solamente en la parte de salud –dice-, sino también en la parte social y en la parte espiritual”. Les transmite la sensación de seguridad y, por encima de todo, cree que “lo más importante es tratar de ayudar a la gente” y hacerlo “de una manera temprana y eficiente”.

El trabajo que efectúa el personal de SOMOS desprende humanidad, empatía, estar al lado del que sufre. “Hay mucho de humanidad en lo que nosotros hacemos –asegura Fukilman-. No creo que el robot o la computadora o la tecnología puedan dar la parte del calor humano que el individuo necesita”.