Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Tu hija se quiere perforar las orejas? Asegúrate de saber esto primero

LITTLE,GIRL,EARS,PIERCED,
Comparte

Quizás te sorprenda saber cuál es la elección más segura y digna de confianza para hacerse un pendiente en la oreja

Hace apenas 3 meses, llevé a mis hijas de 9 y 12 años a un estudio de tatuajes.

Espera, no llames todavía a los servicios sociales. Las llevé a un estudio de tatuajes para que fuera un profesional titulado quien les hiciera la perforación en las orejas para sus pendientes. Este tipo de perforadores solamente puede encontrarse en estudios de tatuajes y ni que decir tiene que no hacen las perforaciones con una pistola de clavos, un mínimo de formación y una esterilización insuficiente.

Lo cierto y verdad es que los estudios de tatuaje son notablemente más limpios y más profesionales que las tiendas de joyería de centros comerciales, según informaba la revista Time hace unos cuantos años.

Contrariamente a lo que podrías pensar, los estudios de tatuajes —al menos al que fui yo [en Seattle, EE. UU.]— son en realidad bastiones de limpieza. Algunos Estados los regulan y los más reputados usan agujas desechables y esterilizan todo su material de trabajo en un autoclave. En cambio, hay pequeños establecimientos de perforación y muchas joyerías que utilizan pistolas perforadoras que se han asociado con complicaciones y que no pueden esterilizarse completamente. Ahora que sabéis esto, ¿cuál escogeríais?

Yo tengo la dudosa suerte de haber experimentado los resultados de perforaciones tanto en joyerías como en estudios de tatuajes y perforación. A mi hija mayor también le perforaron las orejas con una perforadora en una joyería. Las tuvo infectadas y torcidas durante casi 3 meses enteros después de la perforación. Hubo un momento en que estaba en tan mal estado que tuvo que tomar antibióticos orales. Todavía se le irritan con frecuencia, así que ya ha renunciado del todo a ponerse ningún pendiente en esos orificios.

Su segunda perforación en las orejas fue en el susodicho estudio de tatuaje, junto con su hermana pequeña en su primera vez. Echamos bastante rato, casi tres horas para ser exacta. La perforadora era una mujer paciente y deliberadamente pausada que se aseguró de que mis hijas entendían exactamente qué es lo que iba a hacer, de qué manera y cómo debían ellas mismas cuidar de sus perforaciones luego. Una vez convencida de que estaban listas, les perforó sendas orejas con cuidado y escrúpulo. Las niñas respiraron profundamente y permanecieron tranquilas a lo largo de todo el proceso, para después expresar su sorpresa porque “¡no ha dolido nada!”.

Sus orejas no se han infectado ni una sola vez. De hecho, se curaron tan rápido que las chicas ya están suplicando cambiarse el pendiente medicinal solo 3 meses antes de lo establecido. Pero la perforadora fue muy concreta en sus instrucciones de control y cuidado: dentro de una semana iríamos a una revisión con un profesional de la Asociación de Perforadores Profesionales (APP) y luego otra revisión (aunque NO la última) y cambio a los 6 meses.

Una cosa que aprendí de esta profesional de la perforación, algo que no había aprendido en mis 26 años de ser la orgullosa propietaria de lóbulos perforados, es que nunca hay una revisión última de los pendientes, nunca hay momento en que estén “curados” de una vez por todas y para siempre. Siempre pueden infectarse y por eso es una buena idea que los cambie un profesional en vez de hacerlo uno mismo. Nuestra perforadora nos explicó que esto da a los profesionales la oportunidad de comprobar si existen infecciones o complicaciones.

Fue una experiencia sorprendente, repleta de información valiosísima sobre mis propios pendientes y que yo ignoraba del todo. La diferencia fue como si un cirujano te cosiera una herida o si fuera tu primo quien la cerrara con pegamento extrafuerte: uno de los dos sabe qué hay que hacer, cómo hacerlo y a qué complicaciones estar atento. El otro tiene pegamento y seguramente no le pagan el salario mínimo siquiera.

Independientemente de lo que opines de los tatuajes, la perforación de las orejas está extendida en nuestra cultura. Si vas a acompañar a tus hijos a que se perforen las orejas (o te las vas a perforar tú), asegúrate de que escoges un perforador titulado. Puede suponer la diferencia entre una experiencia positiva y un disfrute duradero o una experiencia negativa y un dolor insistente.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.