Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 19 septiembre |
San Jenaro
home iconEstilo de vida
line break icon

Cuando la irritación puede ser síntoma de depresión

DESPERATE MOM

Tatyana Dzemileva - Shutterstock

Calah Alexander - publicado el 06/04/19

Es de vital importancia que tengamos conciencia de las muchas formas como la depresión puede manifestarse

Después de que naciera mi primera hija, me afectó duramente una depresión postparto. Lloré mucho al principio, pero cuando la tristeza se transformó en desesperación, ya no parecía tener sentido ni llorar. Simplemente, me sentaba y miraba al vacío – durante horas. Miraba fijamente a través de la ventana, levantándome solo para atender vagamente las necesidades básicas de mi hija recién nacida.

Mi médico inmediatamente me recetó antidepresivos, lo que me ayudó a pasar lo peor de mi depresión. Pero sólo cuando mi hija casi cumplió los dos años, fue cuando yo me recuperé lo suficiente como para darme cuenta de por dónde había pasado.

Con cada bebé que vino después, pasaba los primeros meses después del parto temiendo que se repitiera esa desolación, y rezando para que no fuera así.

De hecho esa desesperación no volvió, gracias a Dios. Pero después de mi cuarto bebé me pasó algo diferente – empecé a estar cada vez de peor humor. Parecía empeorar cada día, hasta que me vi levantándome por las mañanas con rabia, gritando a mi familia constantemente y deseando (en mi cabeza y en voz alta) que todos me dejasen en paz.

Lo que yo no sabía era que la depresión se puede manifestar de muchas maneras  diferentes. Según NRP, la irritabilidad y la rabia son síntomas habituales, pero ampliamente desconocidos, de la depresión.

Cuando estudiaba, décadas atrás, afirma el Dr. Maurizio Fava, había aprendido que, en la depresión, la rabia se proyectaba hacia adentro – que las personas deprimidas sentían rabia hacia sí mismas, no hacia los demás. Pero esto no se correspondía con lo que estaba viendo en muchos de sus pacientes con depresión.

“Yo diría que 1 de cada 3 pacientes me reportaban pérdida de la paciencia, que romperían cosas, que gritarían o darían portazos”, afirmó el Dr. Maurizio. Después, esas personas se sentían llenas de remordimientos. Él cree que estos “ataques de rabia” pueden ser un fenómeno similar a los ataques de pánico. Su investigación descubrió que este tipo de irritabilidad disminuía en la mayoría de los pacientes tratados con antidepresivos.

Yo no puedo decir cuántas veces durante ese año perdí la paciencia y grité, o dí portazos, o quise tirar algo contra la pared y, después arrepentida, buscaba maneras de pedir disculpas a mi familia repetidamente, intentando compensar lo que yo pensaba que era culpa mía y falta de autocontrol. En ese año, rezaba todos los días pidiendo aprender a tener paciencia.

Al pasar un año, empecé a odiarme por tener tan poca voluntad. Después de que perdía la paciencia y gritaba, me encerraba en el cuarto y lloraba, odiándome por lo mala madre y esposa que era.

Por fin, aquello fue demasiado para todos, y fui al psiquiatra. Me diagnosticó depresión y ansiedad postparto, un año después de haber dado a luz. La medicación de baja dosis que me dio me ayudó a aliviar la irritabilidad y el impulso a la rabia, mientras que la terapia regular me ayudó a encontrar nuevas maneras de lidiar con mis emociones y a empezar a curar mi relación conmigo misma. El ejercicio físico diario indicado por el psiquiatra completaba el tratamiento que acabó sacándome de aquella larga depresión.

Estoy muy agradecida de que mi psiquiatra reconociera inmediatamente mi irritabilidad por lo que era, en vez de atribuirla a falta autocontrol o virtud, como yo estaba haciendo. Nunca olvidaré cuando me dijo:

No eres una mala esposa o madre. Estás sufriendo una depresión, y esto está perjudicando tu capacidad de querer a tu familia en la forma como tu claramente quieres amarla.

Yo no sé si habría sido capaz de salir de esa depresión, si el médico no me hubiera ayudado a dejar de castigarme y a empezar a tratarme.

Es de vital importancia que seamos conscientes de las muchas formas diferentes por las que la depresión puede manifestarse, y que seamos capaces de distinguir – y ayudar a nuestros seres queridos – entre la falta de virtud y la enfermedad psíquica. A veces, pueden parecer iguales, pero es muy peligroso tratar las enfermedades psíquicas como si fuesen falta de virtud – en nosotros y en los demás.

Tags:
depresionhumorpsicoterapia

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
3
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
4
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
I.Media
Benedicto XVI: El hombre ya no es un «regalo» sino un «producto»
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.