Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cómo evitar que la envidia crezca en tu pareja

KOMUNIKACJA W ZWIĄZKU
Shutterstock
Comparte

Puede ocurrir que se produzca un desnivel en cuanto a ingresos económicos o fama, y hay que evitar las comparaciones agrias.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Cuando un hombre y una mujer emprenden su vida en común establecen lazos fuertes de convivencia. Tienen unos objetivos, un horizonte. Buscan formar una familia.

La pareja se une en el momento de casarse y se va consolidando en el tiempo con cada jornada. Hablando, trabajando, soñando juntos en el proyecto común.

Sin embargo, eso no significa que él y ella hagan lo mismo las 24 horas del día. Lo habitual es que tengan una formación (académica y profesional) diferente y que lleven a cabo un trabajo también diferente. A veces los horarios no coinciden, por ejemplo, ni tampoco las cargas de trabajo. Quizá uno trabaja de lunes a viernes y otro los fines de semana. O uno de los dos acaba de trabajar cada día a las 5 de la tarde mientras que otro vuelve a casa pasadas las 8 o hace media jornada.

También puede ocurrir que en alguna etapa la pareja note que se va a dos velocidades: uno crece profesionalmente o socialmente mientras que otro queda atrás: porque está en el paro, porque se prepara para unas oposiciones y tiene que estar más “encerrado”, o porque ha escogido la baja de maternidad o paternidad…

Esa diversidad de caminos hace que pueda surgir la envidia. Uno observa al otro y ve que va creciendo más, que se va haciendo importante y famoso. Puede ocurrir que a uno de los dos le parezca que está dando más y que el otro se está beneficiando desproporcionadamente.

Las comparaciones surgen cuando uno cobra más que el otro, cuando uno es más famoso que el otro o cuando uno tiene más visibilidad social que el otro. Si esta situación de “desnivel” no se conduce bien, puede provocar una ruptura. Es fácil que entren los celos.

La situación se puede agravar cuando los hijos comienzan a admirar  al padre o la madre.

Así que hay que preguntarse:

  • ¿Es justa esta “desigualdad” entre nosotros? Si es por la crianza, por ejemplo, lo lógico es que sea una desigualdad buscada y al mismo tiempo temporal. Durante un tiempo a la madre le toca hacer unas tareas para las que es insustituible (la lactancia, por ejemplo).
  • ¿Me produce tristeza que el otro triunfe? En algunos matrimonios, él no puede soportar que ella le adelante en cuanto a ingresos económicos o a fama.

Personajes famosos como Ana María Matute, la añorada escritora que fue premio Cervantes, han relatado el sufrimiento que supone ver a tu marido con celos. Él no soportaba que Matute fuera famosa y ganara premios literarios. El matrimonio, en su caso, se rompió y ella tuvo que sacar adelante sola a su hijo.

¿Cómo hacer para que la envidia no crezca en tu pareja?

Aquí tienes varias ideas:

  1. Hablad y valorad la situación conforme se van produciendo las circunstancias: celebrad un premio juntos, decidid qué haréis con los ingresos económicos (y que no lo haga solamente quien los reciba).
  2. No consientas comparaciones dañinas por parte de terceros. Los comentarios pueden hacer mucho daño, así que dales la vuelta. Si alguien te dice: “¿cómo llevas el que tu mujer sea el centro de las miradas en el barrio?”, responde de forma que vean tu orgullo por este logro.
  3. Refuerza la intimidad de la pareja.
  4. Genera un “cinturón de seguridad”: amigos y familiares que os quieren y protegen vuestra unión.
  5. Si eres el que destaca, haz sentir al otro miembro de la pareja que nada habrías conseguido si no es por ella o él. Sé agradecido.
  6. Un termómetro que no falla. Si hay envidia, notarás tristeza. Si la destierras, notaréis alegría en casa.
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.