Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 25 junio |
Santo Domingo Henares
home iconActualidad
line break icon

Trabajadores de Petróleos de Venezuela recurren a la Iglesia para poder comer

PDVSA

Cortesía Hermanas FSCJ

Ramón Antonio Pérez - Aleteia Venezuela - publicado el 04/04/19

Más de 500 trabajadores petroleros se “mudaron” a Caracas para “reclamar sus derechos laborales”, pero en la capital venezolana “el hambre está por todas partes” y reciben ayuda de unas religiosas

El señor Ely Martínez, de 58 años acude junto con algunos ex trabajadores de Petróleos de Venezuela (PDVSA) al colegio “San Antonio” que las Hermanas Franciscanas del Corazón de Jesús, regentan en Caracas, a escasos cien metros del Palacio de Miraflores, el centro de poder más emblemático de Venezuela. Junto a ellos comparten también unas 350 personas: niños, mujeres y hombres de todas las edades. Acuden todos los martes y miércoles para recibir una taza de sopa o algún otro plato que con amor, generosidad y sin esperar nada a cambio, les ofrecen las religiosas de esta congregación.

La “olla solidaria” es una iniciativa que surgió de Cáritas Venezuela en febrero de 2017 a través de la Campaña Compartir, como una manera de ayudar a las personas de escasos recursos al brindarles aunque sea una comida para sobrevivir; pero las religiosas ya hacían este trabajo como parte de su carisma hacia los más necesitados.

Desde muy temprano, se observa la presencia de los comensales que de manera muy ordenada hacen fila cerca del centro de enseñanza para recibir el banquete. “En ocasiones, los colectivos e integrantes de los consejos comunales de la zona, impedían que se hiciera esta fila en la calle porque según ellos daba una mala imagen del gobierno”, cuentan los que llevan más tiempo asistiendo a la comida comunitaria.

La mayoría de comensales proviene de diferentes lugares de Caracas después de caminar largos trayectos, sin importar las altas temperaturas propias de este tiempo de cuaresma. “Recibimos con alegría el alimento que con amor nos ofrecen”, narran.

“Gracias a la Iglesia católica sobrevivimos”

Ely Martínez narró la aguda  situación por la cual atraviesa en estos momentos el sector laboral petrolero al que dijo pertenecer, especialmente los casi 6 mil trabajadores que se mantienen en conflicto con PDVSA Oriente. La empresa más importante de Venezuela se niega a pagarles los pasivos laborales y otros beneficios suscritos en un acta convenio firmada en el año 2002, cuando gobernaba Hugo Chávez Frías.

Detalló que cerca de 500 trabajadores decidieron dejar sus familias en el oriente del país para “mudarse” a la capital de la República, a fin de defender sus derechos contractuales conculcados por “el régimen socialista que no reconoce lo adeudado”.

Con voz resquebrajada y agotado por las interminables diligencias que ha desarrollado en los ocho meses que tiene viviendo en la convulsionada Caracas, reveló que tanto él como sus compañeros duermen en el piso de la Plaza La Moneda, detrás del Banco Central de Venezuela, soportando las bajas temperaturas nocturnas y la inseguridad.

“Durante 20 años dediqué mis mejores esfuerzos a la principal industria que generaba desarrollo económico y social a la población, y que hoy yace destruida por el poder de la bota militar que sólo da pérdidas, miseria y hambre a la población”, reveló a Aleteia.

Comentó con preocupación que uno de sus mayores sufrimientos es la obtención de la comida en la capital venezolana que con rudeza y como en el resto del país, “muestra la cara del hambre por todas partes”. Por ello, Ely agradece profundamente a la Iglesia Católica “por permitirnos cada martes y miércoles probar algo de bocado”.

“Nuestra situación económica se asemeja al resto de la población que vaga por las calles y avenidas en toda la geografía nacional, en búsqueda de alimentos y medicinas para  sobrevivir”, aseguró. Considera que su situación y la de sus compañeros “es consecuencia de la furia de un régimen que lo único que le importa es mantenerse en el poder, en perjuicio de la ciudadanía que una vez lo apoyó y que hoy le da la espalda”.

La alegría del prójimo sufriente

De manera ordenada, grupos de 20 personas van entrando al colegio para saborear el rico manjar cuyo aroma se percibe desde la calle, “desesperando a más de uno”. Ya dentro, en el salón Madre Ysabel, está servida la comida. Las religiosas se abocan a bendecir los alimentos que donan personas solidarias, con la acción social  y empresas privadas, de acuerdo a lo informado a Aleteia, por Itamar Perdomo.

Detalló que los padres y representantes de los alumnos, como los docentes de la institución, ayudan en la logística aportando los insumos (platos, cubiertos, vasos); el lavado de los utensilios de cocina, como también con la atención de las personas que acuden en la búsqueda de un plato de comida. Terminada el consumo, los invitados expresan un sonoro: “¡Dios se lo pague, por la deliciosa comida!”, a las religiosas.

La hermana Molly Castillo, integrante de esta congregación de religiosas venezolana fundada por la madre Ysabel Lagrange en 1880, expresó que “vale la pena vivir con alegría siempre”, al referirse a la emoción que emanaban de los rostros de ese prójimo sufriente que padece las consecuencias de la triste y angustiante realidad venezolana.

Castillo reflexiona y describe con el Salmo 94 de la Santa Biblia, la realidad venezolana vinculada a “los malos gobernantes” y que, en su parecer, ilustra la impunidad con que actúa la administración gubernamental actual. El texto sagrado dice lo siguiente:

“¡Dios vengador manifiéstate! ¡Imponte tú que juzgas a la tierra, dales su merecido a los soberbios! ¿Hasta cuándo Señor esos malvados triunfarán? Hablan mal, dicen insolencias, se jactan todos esos malhechores. Señor aplastan a tu pueblo, oprimen a tu familia. Asesinan a la viuda y al forastero, masacran a los huérfanos y dicen: el Señor no ve nada, el Señor de Jacob no se enterará. ¡Cuidado más estúpidos que cualquiera! Tontos ¿cuándo van a comprender? El Señor conoce los planes de los hombres y sabe que sólo viento son. Feliz el hombre que corriges Señor, y al que enseñas tu Ley. Le das calma en los días de desgracia mientras cavan la tumba del malvado, pues el Señor no rechaza a su pueblo, ni abandona a los suyos”.


VENEZUELA

Te puede interesar:
Venezuela: Dos padecimientos de un país llevado a la ruina

Tags:
iglesiavenezuela
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
4
MARIA VIANNEY
Maria Paola Daud
Para cuando te entra el hambre: Los Matefaims del cura de Ars
5
Meg Hunter-Kilmer
El sacerdote que dejaba a los pecadores más endurecidos llorando ...
6
SPIRITISM
Luis Santamaría
Venezuela: preocupación ante un encuentro de santería que cuenta ...
7
BART DE WEDER
Aleteia Image Department
Custodio de un pequeño milagro
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.