¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cinco años de la canonización del Padre Anchieta, el apóstol del Brasil

ANCHIETA;
Shutterstock/Vanessa Volk
Comparte

Uno de los primeros jesuitas en América canonizado por el primer Papa Jesuita de la historia

Hace exactamente cinco años el Papa Francisco promulgaba por la extraordinaria forma de “Canonización equivalente”, la canonización de José de Anchieta (1534-1597), considerado el “Apóstol de Brasil”.

Anchieta fue parte de una de las primeras expediciones jesuitas a América. Días recientes se celebraron los 470 años de la llegada de los primeros jesuitas a América, comitiva que arribó el 29 de marzo de 1549 al hoy territorio brasileño de Salvador encabezada por el padre Manuel da Nóbrega. Pasaron apenas 15 días para que esos primeros jesuitas en suelo americano funden su primer colegio, una escuela elemental para leer, escribir, contar y cantar.

Al poco tiempo llegaría una nueva expedición jesuita para apoyar las labores, y a los cinco años, una tercera, con siete jesuitas, entre ellos Anchieta, español oriundo de Tenerife que había ingresado en la Compañía de Jesús alentado por el padre Simón Rodrigues, uno de los compañeros de San Ignacio de Loyola. El papá de José, además, era primo de San Ignacio.

Al ingresar en la Compañía, José se encontraba estudiando en la Universidad de Coimbra, donde relucía sus grandes dotes de poeta. Allí agravó un cuadro de escoliosis y mientras iba recibiendo las noticias misioneras de sus hermanos como San Francisco Javier por Asia, pidió viajar, aún con sus dolores, a dar la vida en aquella naciente misión en suelo americano.

Ya en el Brasil, la débil salud no le impediría dejar una inmensa huella. Recibido por el padre Nóbrega, comenzó aprendiendo la lengua de los pueblos tupíes para dialogar con los aborígenes, y anunciar el Evangelio, por ejemplo, a través de la poesía.

Sirvió y catequizó a los indígenas, y defendió su dignidad y la paz con los portugueses, incluso exponiendo su propia vida, como con los tamoias.

Pero además fue clave para el trabajo pastoral de otros sacerdotes y también de hombres de artes y ciencias, siendo autor de una extensa obra que contiene textos orientados a confesores, y hasta manuales de medicina, fauna y flora, además claro está de obras de teatro y poesía.

Entre sus múltiples fundaciones, como colegios y hospitales, se encuentran las que dieron nacimiento a las ciudades de San Pablo y Río de Janeiro.

En 1565 José de Anchieta, cuya fama ya se extendía por todo el territorio, sería ordenado sacerdote. Fue superior de la Compañía en el Brasil entre 1577 y 1587, tiempo en el que intensificó la labor escolar y catequística en Brasil.

Eran años en los que en la América hispana otros jesuitas ya comenzaban a dejar huella. El padre Anchieta falleció el 9 de junio de 1587. Tenía 63 años. Cuentan que profetizó el día de su fallecimiento.

La historia lo fue rebautizando como el apóstol del Brasil. Aunque recién en 1980 fue beatificado y en 2014, hace apenas cinco años, canonizado: uno de los primeros jesuitas en América canonizado por el primer Papa Jesuita de la historia, cómo no, nacido en suelo americano.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.