Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 06 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconEspiritualidad
line break icon

El hijo mayor: Estar con el Padre sin amarlo, sólo cumplir

WOMAN

Photo by Natalia Figueredo on Unsplash

Carlos Padilla Esteban - publicado el 02/04/19

¿Seguro que hay amor en tus gestos, en tus actos altruistas? ¿Valoras tu rutina sagrada?

Siempre me impresiona la mirada del hijo mayor de la parábola del padre misericordioso que Jesús explica en el Evangelio. No es que me sorprenda. Me veo reflejado en él fácilmente. Pero así descrito suena muy dura su actitud:

Su hijo mayor estaba en el campo. Cuando al volver se acercaba a la casa, oyó la música y el baile, y llamando a uno de los mozos, le preguntó qué pasaba. Este le contestó: – Ha vuelto tu hermano; y tu padre ha matado el ternero cebado, porque lo ha recobrado con salud. Él se indignó y se negaba a entrar; pero su padre salió e intentaba persuadirlo. Y el replicó a su padre: – Mira, en tantos años como te sirvo, sin desobedecer nunca una orden tuya, a mi nunca me has dado un cabrito para tener un banquete con mis amigos; y cuando ha venido ese hijo tuyo que se ha comido tus bienes con malas mujeres, le matas el ternero cebado”.

El hijo mayor llega cansado del trabajo. Y al llegar oye la música de una fiesta. Se sorprende. Luego se indigna.

Él no se levanta cada mañana a esperar el regreso de su hermano. No lo ama como lo ama su padre. Puede que incluso se haya olvidado de él.

Ya no es parte de la familia. Él ha roto con todo. ¿Para qué seguir esperando a quien se ha ido voluntariamente llevándose su herencia?




Te puede interesar:
¿Juzgas y te sientes juzgado por los demás?

El hermano mayor cumple con la ley. Respeta a su padre. Obedece sus mandatos. Está dentro de lo esperable de un hijo. El hijo mayor conoce bien la ley y sabe lo que tiene que hacer.

Espera una fiesta para él, pero no como don, sino como pago por su esfuerzo. Lo ha hecho todo bien y se merece un aplauso, un premio. ¿No soy yo así tantas veces?

Espero el pago por mi entrega. El premio como fruto de mi esfuerzo. El abrazo como expresión de mi derecho a ser querido y valorado.

Me cuesta entender esa misericordia que no corrige, no exige, no pide un cambio. Una misericordia que sólo es abrazo y fiesta, después de no haber hecho bien las cosas.

¿Cómo no voy a comprender la mirada de este hermano? Es mi mirada. Yo miro así a los hijos pródigos que vuelven para obtener un abrazo como premio a sus fracasos. Una fiesta como regalo después de haberlo perdido todo.

¡Cómo me va a alegrar que algunos sin hacer méritos reciban lo mismo que yo, más incluso! ¿El mismo cielo para todos?




Te puede interesar:
Si juzgas a los demás, no tienes tiempo de amarles

Me da rabia la bondad del padre. No comprendo su alegría. Menos aún su generosidad. Me hieren sus palabras: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo mío es tuyo: deberías alegrarte, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido; estaba perdido, y lo hemos encontrado”.

¿De verdad debería alegrarme? Estoy con Dios, pero no lo amo. Estoy con Él y cumplo. Y me indigno cuando otros no cumplen, no hacen las cosas bien, no se sacrifican y reciben el aplauso.

Yo mido lo que hago. Y exijo el pago por mi esfuerzo. Doy con cuentagotas y espero recibir algún premio generoso.

Me esfuerzo cumpliendo normas impuestas. Pero el amor no está en mis gestos, ni en mis actos aparentemente altruistas. Busco algo a cambio.

Quiero el reconocimiento. O al menos recibir más que el que no hace nada o lo hace todo mal. Miro cómo se comportan los demás. Me comparo. Los juzgo para mantenerlos así lejos del premio que yo espero.

Mi envidia me envenena. ¿Cómo es posible que el que ha dilapidado su herencia vuelva a casa arrepentido y reciba el mismo premio que el justo? Me rebelo contra tanta generosidad de mi padre.




Te puede interesar:
¿Cuál es tu mayor tentación?

No me alegra el regreso del hijo perdido. No soy como el padre. No ha hecho las cosas bien. Ha caído.

No quiero que me comparen con él. Que piensen que soy igual. Yo no he caído. Nunca me he alejado. Quiero estar lejos de su presencia. No lo deseo a mi lado.

Les exijo a los demás un comportamiento ejemplar. No creo en su arrepentimiento cuando vuelven a casa.

Quizás no estoy feliz haciendo lo que debo. ¿Por qué me indigna tanto haber estado en la casa paterna sin recibir un cordero cebado?

Tal vez porque no sé valorar lo que significa tener un hogar, un padre que me ama, una misión en la vida. No valoro la alegría de la rutina sagrada. El día a día bajo el amparo de quien me ama.

No me alegra simplemente amar sin esperar nada a cambio. No valoro como don lo que vivo como exigencia y cumplimiento. Vivo constreñido. Endurecido. Tenso. No me alegra estar en casa.

Continuamente trato de no equivocarme y hacer lo correcto. Y en lugar de alegrarme por el trabajo bien hecho, me amargo. Me da pena ser mezquino.




Te puede interesar:
​Para creer y amar, más que cumplir normas… ¡salta!

Veo en la comunidad a otros hermanos a los que les va mejor sin esfuerzo. Me indigno. Yo me esfuerzo y no lo hago con alegría. Llevo cuentas del bien realizado. De mi esfuerzo diario.

¿Y el que no trabaja? Que reciba lo merecido. Pero no más. Me duele esa injusticia del padre generoso y lleno de misericordia. Me duele su actitud excesivamente bondadosa. ¿Cómo va a educar así? El hijo pródigo volverá a irse. Seguro. No se arrepentirá.

Juzgo su comportamiento futuro antes de que llegue a ocurrir. Incluso lo deseo. Para probar que yo tenía razón. Volverá a caer. Volverá a pecar. La letra con sangre entra. No con fiestas.

No me alegro de la vuelta de mi hermano a casa. Eso me duele. Me cuesta ser tan mezquino y envidioso. Me inquieta esa dura mirada del hijo mayor al volver a casa. ¿Es así la mía?

Tags:
juiciojusticiamisericordia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ary Waldir Ramos Díaz
Benedicto XVI: "El Señor me ha quitado la pal...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.