Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Cómo ser padre/madre en la era de Google?

MATKA UZALEŻNIONA OD TELEFONU
Shutterstock
Comparte

La hiperconectividad ha cambiado la manera de educar a los hijos y es un desafío para los papás

La generación millennial es una generación hiperconectada nacida en los años 80 y 90 que ahora está descubriendo la alegría de la paternidad. Acelerados por el GAFA (Google, Amazon, Facebook y Apple), tiene un abordaje completamente diferente de la paternidad que las generaciones anteriores.

Un artículo del New York Times describe los nuevos hábitos de esos padres. El consejo de las madres y los tés de los abuelos son cosas del pasado; aplicaciones y chats son mucho más rápidos, más eficientes y más amplios.

Rebecca Parlakian, directora del programa Zero to Three -una organización que estudia a los nuevos padres y tiene más de 40 años- afirmó al NYT: “El Google es la nueva abuela, el nuevo vecino, la nueva niñera”.

¿Exagero? En realidad no.

Te puede interesar:
¿Qué me pasa doctor Google?

La nueva abuela

Mientras que durante siglos las mamás eran las primeras en pasar cariñosamente a sus hijas el secreto de preparar un biberón o consejos esenciales para cambiar pañales, eso ya no pasa.

Las mamás jóvenes, por primera vez, necesitan solo algunos clics en la pantalla del celular para ver un tutorial o para saber más sobre las recomendaciones más recientes de la OMS.

Ellas confían en las autoridades que encuentran en Internet o en las redes sociales. Rápido, gratuito y eficaz. Los nuevos papás tienen acceso ilimitado a la información con la que ni el mayor especialista puede competir.

Por otro lado, los papás de la generación millennial tienen que lidiar con un flujo de información -frecuentemente inductora de ansiedad, a veces falsa- que termina aumentando el índice de estrés ya históricamente alto.

Y eso sin contar las comparaciones que ellos no pueden dejar de hacer por medio de aplicaciones, que avisan hasta cuando es esperado que su hijo sobrepase un umbral cognitivo significativo. Su punto de referencia en la educación de los hijos ya no es la madre o la abuela, sino Google y su generación.

El nuevo vecino

En el pasado, las nuevas madres compartían sus preguntas y preocupaciones con sus amigos, vecinos o colegas. Ahora, no hay necesidad de platicar en la acera; Internet está lleno de grupos y foros donde ellas pueden comentar todos sus problemas personales.

Aunque no debemos subestimar el lado práctico de este nuevo tipo de comunicación, debemos también prestar atención a las amistades que se tejen a través del encuentro. Es, sin duda, una pena no aprovechar el tema de la lactancia o un dilema sobre una marca de pañales para cultivar amistades.

Google es obviamente un nuevo amigo de muchos padres de la generación millennial, pero debemos tener cuidado para que no se vuelva el único amigo.

La nueva niñera

Hace mucho que hacíamos decenas de llamadas de teléfono a los amigos de amigos (con semanas de anticipación) para encontrar una niñera. Un único mensaje posteado en una app y el mismo día tienes varias respuestas, y todo lo que necesitas hacer ahora es escoger el que te parece “mejor” entre varios perfiles.

Los papás de la generación millennial exigen eficiencia y perfección. Entonces, cuando leen un curriculum de una potencial niñera que tiene buena formación y buenas referencias, se sienten seguros.

Además de la eficiencia y la rapidez que se busca a través de la hiperconexión, existe un cierto ideal de perfección subyacente a ese nuevo modo de ser padre y madre. Queremos el mejor consejo, la mejor información, la mejor niñera.

Con sus algoritmos inteligentes, indiscutibles e incuestionables, Internet es un punto de referencia indispensable para la educación de los hijos. A través de esa herramienta maravillosa, los padres de la generación millennial aspiran a la paternidad perfecta y, en consecuencia, a la educación perfecta.

La única cosa que queda para la generación mayor es la oportunidad de avisarles que en la vida real el niño perfecto, así como la madre perfecta, no existe.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.