Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

10 increíbles milagros de san Francisco de Paula

Comparte

El santo que caminó sobre las aguas hizo grandes prodigios según la biografía de uno de sus seguidores

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Esto son algunos de los tantos milagros del padre de los mínimos, san Francisco de Paula. Prodigiosos eventos dictados por la tradición que fueron depositados para el proceso de beatificación del santo. Relatos que en la mayoría se encuentran en la biografía escrita por uno de sus discípulos en forma anónima: Vita S. Francisci de Paula, Minimorum Ordinis Institutoris scripta ab anonymo ejusdem sancti discipulo, eique coaevo”

La resurrección de “Martinello”

Martinello era el nombre que el santo le dio a un corderito al que le tenía mucho cariño. Durante los trabajos para la construcción de la iglesia en la ciudad de Paola, los trabajadores que estaban hambrientos se lo robaron, lo asaron en su horno de cal y se lo comieron.

Al enterarse, el santo preguntó a los obreros qué habían hecho con su piel y los huesos. Le dijeron que los habían arrojado al horno.

Francisco se acercó al horno, miró hacia el fuego y llamó Martinello, y del horno salió el corderito completamente intacto, balbuceando alegremente al ver a su amo.

FRANCESCO DI PAOLA
Facebook-Santuario San Francesco di Paola

Los hornos en llamas

Durante la construcción del convento, repentinamente se declara un gran incendio en el horno donde los frailes están preparando los ladrillos. Inútilmente, los trabajadores intentan oponerse a la furia del fuego, tratando de cerrar las grietas con piedras y tierra.

Sin saber qué hacer, llaman al santo, quien calma a todos diciendo : “Por el amor de Dios, no se aflijan hijos, porque el horno no se caerá, mientras tanto vayan a desayunar, que Dios remediará la necesidad”.

Mientras los obreros se van, los frailes ven a Francisco entrar al horno en medio de las llamas. Al salir lo encuentran ileso, sano y salvo, y el horno como nuevo, sin ningún signo de abrasión.

La fuente de la “cucchiarella”

Para continuar con la construcción del convento, se necesitaba una fuente de agua cerca porque el arroyo estaba demasiado lejos. Así que Francisco golpeó una roca con un palo, haciendo brotar un manantial de agua.

Muchos extraían el agua con cucharones y cucharas: de ahí el nombre de ‘cucchiarella’. Muchos consideran que el agua proveniente de esta fuente es curativa.

La resurrección de su sobrino

El sobrino de san Francisco, llamado Nicola, deseaba tanto ser religioso como su tío, pero su madre Brígida, hermana del santo, no estaba de acuerdo.

Un día, Nicola se enferma gravemente y muere. Lo llevan a la iglesia de san Francisco para el funeral y, en el momento de depositarlo en el foso, el santo ordena de llevar su sobrino a su celda.

Frente al cadáver del joven, él llora y ora por un largo tiempo, hasta que resucita. Lo devuelve a su hermana, haciéndola prometer que nunca más impedirá a su hijo de dedicarse a Dios. Luego el joven entró en su orden.

La travesía en el mar con su manto

Su milagro más conocido es el que se documenta en abril de 1464. Habiendo llegado san Francisco de Paula con dos religiosos suyos a Catona, con rumbo a Messina, le pidió a un barquero que les hiciera cruzar el estrecho por caridad, ya que no contaban con dinero.

Este se negó, entonces Francisco se arrodilló, comenzó a orar, trazó la cruz sobre el mar y quitándose el manto, lo tendió sobre las aguas. Entonces subió junto con sus frailes y con buen viento cruzaron a la otra orilla sin ningún problema.

FRANCESCO DI PAOLA
Facebook-Santuario San Francesco di Paola

El milagro del ahorcado

Habiendo atravesado el estrecho de Messina y llegando a Milazzo en Sicilia encuentran a un ahorcado que se encontraba colgado desde hacía tres días. El santo tuvo compasión y pidió a sus hermanos que desataran el cadáver.

Cuando el ahorcado cayó en los brazos del santo, abrió los ojos y le suplicó que lo aceptara en la orden, donde terminó rezando los últimos años de su vida.

El milagro de las piedras

San Francisco se instaló en Milazzo, donde debía construir una iglesia. Para ello usó como base dos enormes piedras. Se dice que san Francisco aligeró su peso, y logró extraerlas del suelo por sí mismo, transportándolas con sus propias manos hasta el lugar designado.

La aparición del arcángel Miguel

San Francisco de Paula a menudo es representado con un escudo sobre su cabeza o el pecho, en el que se lee la inscripción “Charitas”.

Según la tradición, mientras el santo estaba absorto en contemplación, se le apareció el arcángel Miguel , con un escudo en las manos que parece un sol resplandeciente, donde en el centro se lee en letras doradas la palabra CHARITAS. El ángel le entrega el escudo y le recomienda que lo convierta en el emblema de su orden.

FRANCESCO DI PAOLA
Facebook-Santuario San Francesco di Paola

El diablo engañado

La leyenda dice que el santo había planeado construir un puente, para facilitar el paso de una orilla a otra del río Isca. Entonces el diablo se le aparece con la propuesta de construirlo en una sola noche a cambio del alma del primer vagabundo que lo cruce.

El fraile acepta, pero al día siguiente, cuando el diablo aparece para recoger lo acordado, el santo, con astucia, hace pasar a un perro e invita al diablo a tomar el alma del animal.

El diablo, furioso por haber sido engañado, golpea violentamente la pared, causando un agujero y dejando la huella de la mano impresa.

La imagen impresa en una servilleta

Cuenta la tradición que un día mientras el santo consumía su magra comida, se dio cuenta de que un pintor, en secreto, trataba de retratarlo.

Francisco se consideraba indigno de cualquier honor y veneración de este tipo, entonces se cubrió la cara con una servilleta. Para exaltar a su humilde siervo, Dios realizó el milagro: en el lienzo de la servilleta quedaron impresos los rasgos de su rostro.

Esta reliquia se encuentra custodiada en una iglesia en Vietri Sul Mare (Salerno).

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.