¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Tomar agua gasificada es recomendable para todos?

kai keisuke - SHUTTERSTOCK
Comparte

Es un producto saludable porque tiene varias propiedades beneficiosas para el organismo. Pero también tiene algunas desventajas.

Seguramente hemos escuchado a alguien decirnos alguna vez después de una comida pesada “¡no te preocupes, tomate un vasito de agua con gas que es digestiva y se te pasa!”

Del mismo modo que también existe la creencia de que el agua con gas no es saludable para el organismo, tal vez porque la comparan con los refrescos gasificados o una vez que la consumen sienten una distensión abdominal.

En realidad, el agua carbonatada o también llamada agua gasificada, es simplemente agua potable (mineral natural o de manantial), que se le realiza un tratamiento con el agregado de anhídrido carbónico para producir las burbujas, y minerales como sodio, calcio, potasio y magnesio y luego es envasada. Poseen varias propiedades saludables, pero al mismo tiempo no son recomendables para toda la población en general.

Propiedades saludables:

  • El anhídrido carbónico ayuda a estimular la secreción de los jugos gástricos lo que facilita la digestión, algo beneficioso para aquellas personas que padecen dispepsia (un trastorno de la digestión que aparece después de las comidas) o digestiones pesadas.
  • Es un buen sustitutivo a los refrescos, porque no contiene calorías ni azúcares.
  • En personas con sobrepeso es un buen recurso, ya que brinda mayor saciedad (por el gas que hace distender el estómago) sin aportar calorías, lo que ayuda a calmar el apetito.
  • Estudio científico demuestra su efecto positivo para la salud coronaria, los niveles de colesterol, el metabolismo óseo y la presión arterial. https://www.hindawi.com/journals/ecam/2015/824395/

¿Por qué no son recomendable para todas las personas?

El agua con gas es considerada hidratante, refrescante y digestiva, es un producto saludable entonces porque tiene varias propiedades beneficiosas para el organismo.

Pero por otro lado tiene algunas desventajas, una de ellas es que el agua gasificada se caracteriza por contener altas cifras de sodio, por lo que es recomendable revisar en el etiquetado la cantidad que contiene a la hora de elegirla.

En la etiqueta podemos observar si su contenido de sodio es: alto porque tiene 20 miligramos por litro o más de sodio, bajo si posee menos de 20 miligramos de sodio por litro.

Otro de los inconvenientes es que el anhidrido carbónico que forma las burbujas no es beneficioso en algunas personas con determinadas patologías, ya que provoca un aumento de la cantidad de gases en el tubo digestivo generando distensión abdominal.

¿En que situaciones no es recomendable el consumo de agua con gas?

El consumo de agua es esencial para mantenernos hidratados y que nuestro organismo funcione correctamente, pero por todo lo dicho anteriormente no es lo mismo consumir el agua sin gas que con gas para hidratarnos.

Debemos entonces combinar 1 o 2 vasos al día de agua con gas y el resto sin gas.

La cantidad de agua sin gas que debemos tomar para estar bien hidratados durante el día varía con cada persona, porque cada uno tiene un metabolismo diferente y debe ser en función de la sed de cada uno, salvo los bebés, los deportistas y algunas personas enfermas o adultos mayores en los que muchas veces suele ser necesario establecer un mínimo de ingesta de líquidos para mantener una adecuada hidratación. 

En las personas que no se recomienda su consumo, es en aquellos que sufren:

  • Reflujo gastroesofágico (RGE)
  • Hernia de hiato o aerofagia (acumulación de gases en el estómago)
  • Colon irritable
  • Enfermedad pulmonar Obstructiva crónica (EPOC)
  • Embarazadas con hipertensión o edemas (no se recomiendan aquellas aguas con un contenido de sodio alto).

En el resto de la población, el agua con gas puede ser una buena opción si se quiere comenzar a reducir el consumo de bebidas azucaradas, o si se está realizando alguna dieta de adelgazamiento, entre otros.

Recordar siempre en el momento de elegirlas leer el etiquetado nutricional buscando la de menor contenido sódico y combinar con agua sin gas.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.