¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Héctor Berlioz: un ateo al servicio de la fe

BERLIOZ; MUSIQUE
© Pierre Petit [Public domain]
Comparte

Aunque Berlioz (1803 - 1869) es más conocido por su Sinfonía Fantástica que por su fe, sin embargo, ha dejado a la posteridad algunas grandes obras maestras de la música sacra. Obras que, 150 años después de su muerte, continúan inspirando a la mayoría de los amantes de la música, creyentes o no.

Destinado a la carrera médica como su padre, sin embargo el joven Berlioz no tenía inclinación por la ciencia y la anatomía. Desde temprana edad, ya se sentía atraído por la música y soñaba con una carrera como artista. Pero su padre no le animaba en absoluto, y llegó hasta el punto de prohibirle el piano.

Apasionado y terco, el joven Berlioz desobedeció y abandonó la biblioteca de Medicina por la del Conservatorio. Y es allí, en medio de los libros, donde se confirmará su vocación. En 1823, finalmente dejó la Medicina para ingresar a la clase de composición de Jean-François Lesueur, compositor francés y nieto del famoso pintor Eustache Lesueur.

Ateo, y sin embargo…

Al principio, a la carrera de Berlioz le costó despegar. Fracasó tres veces en el concurso del Premio de Roma, escandalizó al público en general con su Sinfonía Fantástica, cuya construcción musical no gustó a todos, y recibió, en general, una mala acogida en Francia.

Fue, en parte para disipar este malentendido, que Berlioz emprendió la escritura de sus memorias en 1849. Finalmente viajó por toda Europa, hasta Rusia, y terminó teniendo un gran éxito, Su música se acercaba al estilo más romántico que triunfaba en Alemania.

Aunque es más conocido por sus sinfonías y óperas, Berlioz también se dio a conocer en la composición de la música religiosa. Sorprendente, viniendo de un hombre que mostraba sin pudor su anticlericalismo, y que sin embargo declaraba: “No necesito decir que fui criado en la fe católica, apostólica y romana. Esta religión encantadora, ya que no quema a nadie, ha sido mi felicidad durante siete años enteros; y aunque hemos estado luchando juntos durante mucho tiempo, siempre he guardado un recuerdo muy tierno de eso”, escribió en sus memorias.

¿Podría ser esta ternura la que le convenció de aceptar algunos encargos religiosos?

La Misa Solemne

En 1824, el maestro de la capilla de la iglesia de San Roque pidió al joven compositor que escribiera una misa solemne para el día de los Santos Inocentes, fiesta patronal de los monaguillos. La presentación, pospuesta debido a problemas de ensayos, tuvo lugar finalmente el 10 de julio de 1825 y el joven Berlioz, conocido por su rigor, aprovechó este momento para mejorar los detalles.

El día del estreno, mientras termina la ejecución, su maestro Lesueur, orgulloso, le dice: “¡Ven que te abrace, tonto! No serás médico ni boticario, sino un gran compositor; Tienes genio, te lo digo porque es verdad”. No publicada en su día, la partitura desapareció durante mucho tiempo antes de ser encontrada, en 1992, en la iglesia de San Carlos Borromeo en Amberes, y se volvió a interpretar por primera vez en 1993 bajo la batuta de John Eliot Gardiner.

El Réquiem

Aunque todavía fuera de la religión, Berlioz recibió un segundo encargo religioso de prestigio. En 1837 fue elegido por el Ministro del Interior, Adrien de Gasparin, para componer un Requiem. Celosos, y considerando que las obras de Berlioz se salían de la norma, los partidarios de Cherubini intentaron cancelar el contrato. Lo consiguieron. Después de tres meses de composición, y recién terminado su trabajo, el Ministerio cancela el contrato sin explicación alguna.

Pero la obra, por casualidad, no cae en el olvido. Finalmente, se ejecuta en la capilla de los Inválidos con motivo del entierro del General Damrémont y en presencia de la familia real. Una representación grandiosa, pues Berlioz tenía a su disposición 190 instrumentistas y 110 coristas. ¡Una fuerza musical que impactó tanto al público como a los críticos!

El Te Deum

Finalmente, entre 1848 y 1849, Berlioz se dedicó a la composición de una de sus últimas grandes obras: el Te Deum. Originalmente creado con la esperanza de ser interpretado para la coronación de Napoleón III, el trabajo finalmente no fue considerado. Sin embargo, lo dirigió para la ceremonia de inauguración de la Feria Mundial de 1855, en la iglesia de Saint-Eustache en París.

El personal fue impresionante: 900 artistas, incluidos 160 instrumentistas y un coro de 600 niños. Incluso se diseñó un órgano especial para este día. Deslumbrado, el crítico musical Edmond Viel escribió en Le Ménestrel el 6 de mayo de 1855: “Berlioz es el hombre de las grandes máquinas musicales; su pensamiento, tan pintoresco, está lleno de elevación, le gusta ser traducido por medios y combinaciones excepcionales. En medio de las masas vocales e instrumentales, parece un rey dominando a sus súbditos, un general haciendo maniobrar a sus tropas o, mejor aún, el genio de la música lanzando o reteniendo a voluntad, agitando o calmando las tormentas sonoras de la armonía”

Así, aunque Berlioz había perdido la fe de su infancia, la religión continuó inspirándole durante toda su vida. Y más que la fe, es el amor lo que sublima toda su obra magistral. “¿Cuál de los dos poderes puede elevar al hombre a las alturas más sublimes, el amor o la música? El amor no puede dar una idea de la música, pero esta sí puede darla del amor … ¿Por qué separar la una del otro? Son las dos alas del alma “, decía.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.