Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Te sientes como Dumbo?

DUMBO MOVIE
Walt Disney Pictures
Comparte

Hay momentos en que uno puede sentirse solo y sin recursos. ¿Cómo dar la vuelta a esa situación?

¿Sientes que en un momento de tu vida saboreaste el amor pero ahora en cambio estás solo y abandonado? ¿Crees que esa situación no va a cambiar? Tal vez echas de menos aquellos años en que contabas con tu familia, especialmente con el apoyo de tu madre, con el cariño de tus hermanos…

Hay momentos en que a uno parece que le tiembla la tierra bajo sus pies. Que ha fracasado. Que le han despedido y cree que le va a costar mucho encontrar trabajo porque la situación está muy difícil. O que no tiene ningún hombro sobre el que llorar, porque está lejos de su casa y de su gente.

Perder el trabajo, romper una relación o emigrar son situaciones que nos producen un fuerte desgarro interior. Como en la historia clásica de “Dumbo”, el pequeño elefante al que apartan de su madre y del que todos se ríen porque tiene unas orejas desproporcionadas, también las personas nos podemos sentir desamparadas.

¿Te sientes así, tal vez? Sin vínculos que te unan a alguien que te proteja o te dé un mínimo aliento, y con una gran limitación: soy demasiado mayor, no sirvo para nada, ya nadie se fijará en mí, me he quedado atrás…

Podríamos decir que el “síndrome de Dumbo” es sentirse solo, abatido, sin autoestima.

¿Cuál es la parte positiva de esta situación? Saber que tiene salida.

Ante el desánimo, la primera medida a tomar es tomar conciencia de que este problema tiene solución. No podemos caer en la desesperanza.

Pexels

¿Cómo salimos de ese bajón, de esa soledad y ese desgarro?

  • Desde dentro: considerando lo positivo que tenemos, desde la existencia hasta esa pequeña habilidad para hacer algo o esos conocimientos que nos pueden ayudar en un tipo de trabajo, o esa experiencia o ese rasgo de carácter que nos hace más idóneos para una tarea que otra.
  • Desde fuera: buscando a quien nos haga salir del agujero de la soledad. Un familiar, un amigo, un pariente lejano… o quizás alguien que nos conoce del barrio, de la panadería. o tal vez un antiguo maestro.

Si nos vemos absolutamente solos y consideramos que lo que nos ocurre ha dañado nuestro interior de forma irreparable, es posible que también necesitemos ayuda profesional de un psicólogo o un psiquiatra. Acudir a ellos nos ayudará a descartar una depresión, por ejemplo.

Descubre quién te quiere ayudar

La vida nos pone a veces (por no decir que a menudo) en situaciones que nos vienen grandes, que nos superan. Sin embargo, es el momento de recordar que no hemos venido al mundo para estar solos. El amor (amor de amistad, amor de pareja, amor filial…) nos ayudará a subir la cuesta arriba. Y estamos llamados a la felicidad.

Por eso es importante hablar con los demás, no aislarse. Las personas estamos hechas de tal forma que siempre necesitamos unos de otros; pero eso, en vez de ser una debilidad, se convierte en nuestra fortaleza. Descubrimos que las alas de Dumbo que llevamos nos permiten volar.

SUNSET
PopTika - Shutterstock

Necesitar a los demás son tus alas. Déjate ayudar por quien te ama, aunque sea un ser aparentemente diminuto como aquel ratón que anima a Dumbo.

Un ratoncillo, un ridículo ratoncillo, ayuda a Dumbo a enfrentar la realidad, a crecer en autoestima y a superarse. La lección es muy sencilla: no esperes a que la solución para tu vida venga en un paquete de Amazon. Atiende a las personas que están cerca de ti y que te brindan su mano, hazles caso, escucha y sé humilde para agradecer el consejo y la ayuda venga de quien venga. Y enseguida ponte a dar un primer paso.

 

 

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.