Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 04 diciembre |
San Francisco Javier
Aleteia logo
Viajes
separateurCreated with Sketch.

Esta iglesia en Milán parece mucho más grande de como es en realidad

Santa Maria presso San Satiro church

Public Domain

Vittoria Traverso - publicado el 26/03/19

Es debido a un efecto óptico diseñado por el arquitecto italiano Donato Bramante

La catedral gótica de Milán es probablemente el símbolo más conocido de la arquitectura católica en el noroeste de Italia. Pero no muchos visitantes saben que a pocos minutos a pie del imponente «Duomo» se encuentra una joya arquitectónica que ha engañado a los creyentes durante siglos.

La iglesia de San Satiro, en Santa María, es más conocida como “S. Sátiro «, fue encargada por el noble milanés Duque Gian Galeazzo Sforza, quien quería erigir un lugar de culto en el sitio de un antiguo santuario católico construido en honor de San Sátiro, quien actuó como el confesor oficial del santo patrón de Milán, San Ambrosio.

La construcción comenzó en 1471 bajo la supervisión del arquitecto renacentista Donato Bramante, quien más tarde co-diseñó la Basílica de San Pedro de Roma con Miguel Ángel y otros eminentes arquitectos italianos.

Bramante originalmente diseñó la iglesia de acuerdo con una estructura de cruz latina, con un ábside con una profundidad de 9,7 metros (32 pies). Pero el gobierno municipal de Milán no proporcionó los permisos de construcción necesarios para un edificio de ese tamaño.

Bramante, quien, como muchos contemporáneos, dominaba el arte de la perspectiva lineal, lo tomó como un desafío. Decidió mantener su diseño original, pero hacerlo «encajar» en una décima parte del espacio planificado original. Para hacerlo, recurrió a un truco visual: pintó la cúpula con un efecto «trampantojo», una ilusión óptica que puede hacer que un espacio bidimensional se vea tridimensional.

Es por eso que el ábside de 97 centímetros (3 pies) parece que tiene 9,7 metros de profundidad cuando se ve desde la entrada de la iglesia. Solo cuando uno se acerca a la sección del altar de la iglesia se puede percibir el verdadero tamaño del ábside, por lo que la mayoría de los visitantes apresurados se van sin entender el truco de Bramante.

Dejando de lado los trucos ópticos, San Sátiro es un lugar de visita obligada en Milán. Alberga un retrato en terracota del Cristo muerto de Agostino de Fondulis, considerado uno de los ejemplos más destacados de la escultura renacentista en Milán. Y está decorado con frescos con temática de oro y blanco que añaden un ambiente de «gran iglesia» a lo que en realidad es una pequeña capilla.

Para visitarlo, salga en la parada de metro «Duomo» de Milán y siga las indicaciones hacia «Via Torino». La iglesia está ubicada en 17/19 Via Torino. No te dejes engañar por los austeros interiores. Detrás de la pesada puerta de madera se encuentra una joya única de la arquitectura renacentista.

Tags:
arquitecturaitaliarenacimiento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.