Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 18 enero |
Santa Margarita de Hungría
home iconEstilo de vida
line break icon

Cuando el miedo toma el control: 3 claves para evitar vivir con represión

Photographee.eu

María del Castillo - publicado el 26/03/19

¿Por qué no soy capaz de expresar lo que verdaderamente siento? ¿Por qué no me controlo? ¿Por qué no me permito sentir?

Cuando uno no se da permiso para sentir, expresar, hacer o pensar, suele ser por factores externos a uno mismo – miedos, experiencias previas de dolor, humillaciones, comparaciones, etc. -, que producen un bloqueo de la emoción, del pensamiento y/o del obrar. “No digo lo que siento por miedo hacerte daño”, “no hago lo necesito, porque te burlarás de mí”, “no me permito pensar esto, porque les fallaría”.

Imaginemos, por un momento, que la mente es un globo que vamos hinchando de experiencias positivas y negativas. Si lo apretáramos por la mitad, el aire quedaría repartido en las dos partes del globo. La más pegada a la boquilla, sería el consciente, la parte lógica y racional, aquella que nos permite analizar los beneficios y riesgos de una situación y tomar decisiones acertadas. La otra parte del globo sería el inconsciente, el almacén de experiencias que reacciona involuntariamente ante situaciones condicionadas por hechos pasados.

Dos posibles actitudes frente a estas emociones que me desbordan son la REPRESIÓN y la IMPULSIVIDAD.

Tanto cuando nos expresamos de manera impulsiva como represiva, quien toma el mando es la parte inconsciente, haciendo conexiones entre lo que pasa objetivamente en el ambiente (la realidad) y las vivencias internas de la persona (lo que interpreto a partir de esa realidad, en base a lo que ya viví en circunstancias aparentemente similares).

El esquema de la represión es el siguiente: ante una situación neutra sentimos una emoción desproporcionada. Con nuestra razón rechazamos esta emoción porque no la entendemos, nos asusta o nos desborda. Entonces, desde el consciente, elegimos negar esa emoción o no expresarla.

Por el contrario, cuando la información sale de manera impulsiva, no pasa por el filtro de la razón, sino que la exteriorizamos directamente desde el inconsciente.

Como consecuencia de estas dos conductas, sucede que: no digo lo que quisiera, no hago lo que anhelo y me enredo en pensamientos complejos y autoculpabilizantes.

El que no expresa y reprime, pone un tapón a la información que necesita salir. Por tanto, esta información buscará otra vía de escape, que podrá manifestarse en nosotros a través de enfermedades, tics, ansiedad, obsesiones, conductas de riesgo y/o desadaptativas, etc. Por otro lado, el que no pone filtro a la información que viene impulsada desde lo más hondo, termina haciéndose daño y frustrándose constantemente.

La única manera de poner solución a esto es hacer consciente lo inconsciente, a través del autoconocimiento, la observación de uno mismo y el discernimiento. Tres claves de conseguirlo serían estas:

  1. Acepta lo que sientes. No tengas miedo de la emoción y deja que fluya sin preguntarte PORQUÉ te sientes así. Sentir no es malo en sí mismo. Las emociones nos dan pista de que hay algo que está fallando y que tenemos que atender.
  2. Entiende lo que te sucede. La gran pregunta que destapará tus emociones profundas es: ¿PARA QUÉ estoy sintiendo esto? Suele haber una intención oculta en la mayoría de emociones que no controlamos. Hemos elegido sentirnos así muchas veces para conseguir algo.
  3. Elige lo que te construye. No te hace libre elegir lo que más fuerza tiene dentro de ti, sino lo que con tu razón consideras más conveniente para ti.
Tags:
autoestimapsicología positivarepresion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
TudoSobreMinhaMae.com
Cómo desarmar el berrinche de tu hijo con una...
WOMAN PRAYING
Felipe Aquino
La increíble fuerza de la oración de una madr...
ALFONSO MAYORGA;
Macky Arenas
Una familia de hermanos, a punto de un record...
BLESSED CHILD
Philip Kosloski
Pide la protección de Dios sobre tus hijos co...
Carmen Neira
Los últimos días de Robin Williams, el cómico...
Jesus Colina
Histórico: Descubierto un impactante Cristo d...
MARTIN LUTHER KING
Jaime Septién
Las impactantes palabras de Martin Luther Kin...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.