Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

5 prioridades para los católicos, cuando hablamos de salud

La curación de la suegra de Pedro
La curación de la suegra de Pedro
Comparte

Según el cardenal de Nueva York, el arzobispo Timothy Dolan

Cuando los creyentes hablan de salud, deben prestar atención a cinco puntos neurálgicos, según el arzobispo de Nueva York, el cardenal Timothy Dolan.

Los expuso al saludar a los miembros de la asamblea de Somos Community Care, una entidad neoyorquina que ofrece servicios médicos con doctores que hablan su idioma (español o chino) a las personas más vulnerables en esta ciudad, especialmente en sus barrios del Bronx, Harlem y Queens, creando así un vínculo con la comunidad local y acercando la medicina a la gente.

Los creyentes, al reflexionar o contribuir al sistema de salud, deben prestar atención a estos cinco elementos fundamentales, según indicó el arzobispo.

  1. Poner en el centro la dignidad de la persona humana.
  2. Adoptar una visión holística de la salud: la unidad entre alma, cuerpo y mente.
  3. El sistema de salud debe dar prioridad a los enfermos, prioridad ya radicada en el Evangelio.
  4. No pueden olvidar la figura de Jesucristo: quien prestó tanta importancia a la curación de enfermedades.
  5. Por último, la fe, si es verdadera, contribuye a dar esperanza en el dolor.

Esta perspectiva ilustrada por el cardenal Dolan, puede unir también a personas que provengan de otras creencias o valores, algo que resaltó Ramón Tallaj, fundador de Somos Community Care.

 

El cardenal insistió con vehemencia en la hospitalidad, y en el trato delicado que están llamados a ofrecer a todos los pacientes  los centros de atención, y recordó que la persona humana no es cuerpo, sino también mente y alma.

Para el cardenal, la figura de Jesucristo curando a enfermos es una de las más potentes y recurrentes del Evangelio, y explicó que desde una perspectiva católica la  esperanza es de radical importancia.

La vitalidad del ministerio de salud católico en Nueva York es “fuerte” a pesar de cambios en programas y en hospitales, y el cardenal se muestra “esperanzado” y anima a los agentes de pastoral a seguir al lado de los más necesitados, vulnerables y frágiles, para ofrecerles no sólo salud sino la compañía humana y espiritual necesaria.

Un hospital católico no es un centro cualquiera, subrayó. Los pacientes son, a la luz del personal médico y enfermero, ante todo personas humanas, y toda persona humana tiene dignidad, sea rica o pobre.

El cardenal Dolan quiso insistir en este punto, recordando que cada persona humana tiene su dignidad y que la Iglesia desde la pastoral de la salud promueve este cuidado y atención.

Por su parte, el CEO de SOMOS, Mario Paredes, agradeció al cardenal su labor y en particular su interés por las poblaciones más indefensas en una ciudad y una arquidiócesis, Nueva York, en que estos ciudadanos son muy numerosos y sin redes de apoyo.

En su programa pastoral, la diócesis de Nueva York, se potencia el cuidado a los enfermos desde principios básicos que incluyen la hospitalidad, la benevolencia, la justicia, la caridad, la inclusión, la integridad y el respeto.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.