Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué necesito desesperadamente la aprobación de los demás?

RAGAZZA, TELEFONO, SELFIE
Shutterstock
Comparte

La base de nuestra autoestima cuando somos adultos se forja durante nuestra infancia. La confianza en nosotros mismos está directamente relacionada con la forma en que se han cubierto las necesidades de afecto, afirmación y aprobación en nuestros primeros años de vida. 

Actualmente, nuestra búsqueda de reconocimiento se ha potenciado, entre otras cosas, por la aparición de las redes sociales. La imagen ha cobrado mucha importancia a la hora de relacionarnos. Se nos ha metido en la cabeza la idea de que nuestro valor está en el ‘hacer’ y no en el ‘ser’. Como consecuencia, buscamos constantemente la aprobación de los demás en todo lo que hacemos a través de likes que confirmen que nuestra vida gusta a los demás.

Si actuamos con el objetivo de recibir algo a cambio (atención, aplauso, reconocimiento), estamos utilizando el amor que damos como moneda de cambio para satisfacer nuestras necesidades profundas. Esto nos hace caer en el egocentrismo (yo como centro de todo), el utilitarismo (doy amor porque así recibo algo a cambio) y la superficialidad (no es una relación de amor profundo).

Al no actuar de forma desinteresada, el que busca la aprobación de los demás se siente triste poco después de recibir el aplauso de los demás. Después de una foto con muchos likes, pronto volveremos a necesitar el reconocimiento de los otros en una nueva foto. El hambre de afecto irá a más y la frustración por la escasa duración de este tipo de afecto se manifestará con más fuerza cada vez, pudiendo llegar a adoptar conductas obsesivas: pasar muchas horas navegando en redes sociales, hacer fotos de todo lo que hacemos, etc.

Estos son algunos de los síntomas que acompañan a estas conductas:

  • Necesidad irrefrenable de admiración y validación, a través de likes en redes sociales. 
  • Búsqueda de aprobación de amigos, familiares, en cada cosa que hacemos.
  • Imagen de niño bueno: es propia del que siempre dice que ‘sí’ a todo lo que le piden, para que los demás tengan una buena opinión de él.
  • Desconexión emocional: se olvida de cómo se siente.

Esta necesidad de aprobación es insaciable y necesita ser renovada constantemente, porque no es auténtica. La verdadera aprobación debe proceder de nosotros mismos: si formamos bien nuestro criterio para tomar buenas decisiones, podemos actuar en contra de la opinión de los demás, principalmente por dos razones:

  • Me permito experimentar, porque confío en mí mismo.
  • Me permito equivocarme, porque entiendo que el error es parte del proceso de aprendizaje del ser humano.

Para saber si estamos buscando la aprobación de los demás, se puede empezar por observarse a uno mismo en distintos contextos y preguntarse qué necesito y cómo lo voy a cubrir. Quizás estés necesitado de descanso, cuidado físico, ocio, silencio, amistades. Si ves que estás actuando en contra de tus propias necesidades, esa será la señal de alarma de que necesitas cambiar algo para dejar de mendigar el amor de los demás a cualquier precio. 

Expresa tus necesidades reales a los demás. Pedir una opinión sobre cómo actuar es algo positivo, pero, en cualquier caso, nunca tomes una decisión porque crees que será la más aplaudida por los demás, sino porque es la que aplaudirás tú mismo.

Los que te aman no tienen por qué estar de acuerdo con todo lo que haces. Solo si actúas libremente, aprenderán a respetar tus decisiones, confiando en tu criterio.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.