Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Madre de Dios, una isla por descubrir

MADRE DE DIO
HO - CENTRE TERRE ASSOCIATION - AFP
Comparte

Una belleza de Creación ubicada en Chile y que es postulada para ser patrimonio natural de la Unesco

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Chile tiene 4.300 kilómetros de costa, y en ella se esconden lugares como la isla Madre de Dios que se ubica en la Región de Magallanes al sur del Golfo de Penas, en el extremo austral del país. ¿Qué tiene de especial esta isla? Que en algunos meses más se postulará como patrimonio natural a la Unesco.

Madre de Dios es la isla más grande de un archipiélago de 54 islas. Se trata de un sitio único en el mundo por su peculiar terreno geológico. Es un santuario natural que desafía las leyes de la naturaleza y alberga lo improbable. Ubicada sobre restos de corales que se dan exclusivamente en zonas tropicales, en su interior se cruzan laberintos de cavernas de mármol y sus vientos que alcanzan los 200 kilómetros por hora, han moldeado su casco de caliza que se disuelve con agua, dando origen a escarpadas cimas y montañas, que no se ven en ningún otro lugar del mundo, convirtiéndose en un verdadero imán para cientos de antropólogos y geólogos.

 

MADRE DE DIOS
HO - CENTRE TERRE ASSOCIATION - AFP

 

Fue territorio Kawesqar, que significaría ‘hombres de piel y hueso’, cuya civilización ha dejado huellas por toda la isla: pinturas rupestres en las cuevas, rastros de asentamientos y sepulturas milenarias, testimonio de los secretos que esconde en sus cavernas.

Este lugar escondido, con sus cascadas, canales, montañas y bosque nativo, la hace un refugio del aventurero amante del deporte extremo. Fría e intrigante, se presenta al visitante como un lugar inhóspito en un rincón escondido del mapa, pero hoy busca protección y posicionarse como atractivo turístico.

Más imágenes aquí (hacer click en galería): 

 

 

El bosque nativo es típico de esta zona austral con especies como el canelo y lengas, que se extienden por casi toda la isla. En sus costas acantiladas, podrás encontrar el silencio y la soledad, que te hará sentir el rey del mundo, ya que te estarás pisando la última frontera rocosa de Chile.

Madre de Dios está a 150 kilómetros del Glaciar Grey, Parque Nacional Torres del Paine, y hace dos semanas se produjo la rotura de dos de sus icebergs. Algo preocupante, según los especialistas, se teme que este tipo de fenómenos sea cada vez más frecuente debido al calentamiento global.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.