Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Cómo se diagnostican las alergias alimentarias?

ALLERGY TEST
Comparte

Existen tres grupos de tests que pueden dar respuestas: son estos

Para diagnosticar las alergias alimentarias, existen una serie de instrumentos a disposición del pediatra. Se trata, en particular, de tres grupos de tests con características diversas.

a. Tests de sensibilización en vivo: miden la presencia de anticuerpos IgE para los alimentos en la piel con prick test o patch test. Los prick test consisten en la aplicación de una sustancia sobre la piel del niño, y en una sucesiva escarificación (una incisión superficial de la piel). El desarrollo de una roncha roja en pocos minutos indicará la presencia de alergia.

En el caso de los patch test, se aplica en el dorso un esparadrapo con la sustancia a estudiar, y después de 24-48 horas se comprobará si existe reacción cutánea.

Te puede interesar: Bien atentos a las intolerancias y alergias alimentarias

b. Test de sensibilización in vitro:
miden la presencia de anticuerpos IgE para alimentos en la sangre mediante técnicas cada vez más sofisticadas. Su última frontera es la de la alergología molecular.

c. Test de reacción alérgica propiamente dicha, llamada “test de provocación”. Dado que no todos los niños que tienen anticuerpos IgE contra un alimento son alérgicos, para saber si un niño es realmente alérgico al alimento para el que tiene anticuerpos hay que hacer el “test de provocación”, o sea, el niño debe tomar el alimento, y la reacción debe ser observada y medida.

¿Cómo se usan los tests diagnósticos?

Se ordenan caso a caso. El diagnóstico de alergia alimentaria puede hacerse partiendo de la historia clínica o a petición de los padres. Se trata de las típicas manifestaciones alérgicas inmediatas, que intervienen a menudo en las dos horas siguientes a la asunción del alimento, se repiten cada vez que se toma el mismo alimento, y en algunos casos ni siquiera haría falta un test para confirmarlo.

Te puede interesar: ¿Cómo saber si tengo una alergia o una intolerancia?

En otros casos, en los que la situación sea más complicada, un prick test puede ayudar.

El test “in vitro” más usado y de mayor precisión diagnóstica es la administración en sangre de los IgE específicos para distintos alimentos. Más difícil, pero no menos importante, es formular un diagnóstico negativo. Comprender que “un niño no es alérgico” es importante para él (se le evitan dietas inútiles), para la familia (se evitan exámenes y esperas innecesarias) y para el sistema sanitario (se evitan gastos superfluos).

Descartar una alergia, sin embargo, no es fácil. El pediatra puede hacerlo con los prick test, pero a menudo su valor predictivo negativo ‒ o sea, su capacidad real de identificar al que está realmente sano ‒ no es suficiente. Lo mismo vale para la administración de IgE específicos en sangre. Cada uno de estos tests valora la situación alimento por alimento.

Te puede interesar: ¿Cuáles son las alergias alimentarias más comunes en niños?

Sucede a menudo que un niño es diagnosticado como alérgico a más de un alimento. Sobre todo en el caso de niños pequeños que sufren dermatitis atópica, o de niños más grandes que padecen una inflamación del esófago llamada esofagitis eosinófila.

En estos casos, el pediatra se encuentra ante una condición de posible alergia alimentaria, sin que sea posible identificar una relación clara entre la asunción de alimentos específicos y la aparición de síntomas.

En cualquier caso, son seis los alimentos responsables del 90% de las alergias alimentarias: trigo, pescado, huevo, soja, cacahuetes y sobre todo leche.

Te puede interesar: Comidas para los intolerantes a la lactosa

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.