Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El Papa Francisco: ¿Dios nos quiere hijos o esclavos?

POPE AUDIENCE
Comparte

Audiencia General, reflexión del Pontífice sobre la tercera invocación del Padre Nuestro: “Hágase tu voluntad” 

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El papa Francisco indicó que para rezar el Padre Nuestro es necesario sentirse hijos de Dios, no esclavos. “Dios tiene un proyecto para cada uno de nosotros, y confiando en Él, nos abandonamos en sus manos también en el momento de la prueba, seguros de que escucha nuestro grito y nos hará justicia sin tardar”.

Lo dijo el Pontífice en la audiencia general en la Plaza de San Pedro este miércoles 20 de marzo de 2019. “El “Padre Nuestro”, de hecho, es la oración de los hijos, no de los esclavos, quienes conocen el corazón de su padre y están seguros de su plan de amor”. 

Así continuó con el ciclo de catequesis dedicadas a la oración del Padre Nuestro, en esta ocasión, reflexionó sobre la tercera invocación: “Hágase tu voluntad” que se une a las dos primeras de este tríptico: “sea santificado tu nombre” “venga tu Reino”.

“Si oramos es porque creemos que Dios puede y quiere transformar la realidad al vencer el mal con el bien. A este Dios tiene sentido obedecer y abandonarse incluso en la hora de la prueba más dura”, añadió.

¿Dios me busca? – Sí, Dios está en tu búsqueda – 

Asimismo, preguntó recordando a Zaqueo llamado por Jesús que ya sabía que estaba en el árbol esperándolo: ¿Dios me busca? – Sí, Dios está en tu búsqueda”. “Dios siempre toma la iniciativa para salvarnos, y nosotros lo buscamos en la oración, y descubrimos que Él ya nos estaba esperando”. “Esa es la voluntad de Dios y es lo que pedimos para que se cumpla su plan de salvación”, expresó. 

Según el Evangelio, indicó, Dios quiere “que todos los hombres se salven. Por tanto, cuando pedimos a Dios «hágase tu voluntad» quiere decir que no nos resignamos a un destino que no conocemos ni compartimos, sino que confiamos en Él”.

Dios nos quiere libres, es su amor que nos libera

Destacó que Dios es nuestro Padre, “que desea para nosotros el bien y la vida. Las insidias del mundo, que llenan de obstáculos ese proyecto, son vencidas por la fuerza de una oración que pide, como el profeta, cambiar las espadas en arados y las lanzas en podaderas”. 

Un Dios que nos quiere libres, es su amor que nos libera, indicó. “Ay de nosotros si, al pronunciar estas palabras, nos encogemos de hombros y nos rendimos ante un destino que nos repele y que no logramos cambiar”. 

“Al contrario, es una oración llena de ardiente confianza en Dios que quiere el bien para nosotros, la vida, la salvación. Una oración valiente, incluso combativa, porque en el mundo hay muchas, demasiadas realidades que no están de acuerdo con el plan de Dios”. 

Por eso, explicó, “si rezamos es porque creemos que estas realidades de destrucción y muerte, pueden ser transformadas en instrumentos para generar fecundidad y vida”. 

Dios escucha nuestro grito y nos hará justicia

“Dios tiene un proyecto para cada uno de nosotros, y confiando en Él, nos abandonamos en sus manos también en el momento de la prueba, seguros de que escucha nuestro grito y nos hará justicia sin tardar”.  

“Incluso los mártires, señaló, en su juicio, no buscaron la muerte sino la resurrección. Dios, por amor, puede llevarnos a caminar por caminos difíciles, a experimentar dolorosas heridas y espinas, pero nunca nos abandonará. Siempre estará con nosotros, al lado nuestro, junto a nosotros”. 

“Para un creyente esto, más que una esperanza, es una certeza: Dios está conmigo!”, indicó. Por último, saludó a los peregrinos de lengua española, en modo particular a la Fundación Manos Unidas de España que, desde el compromiso cristiano en su campaña contra el hambre, busca cumplir la voluntad de Dios para que a nadie falte el pan cotidiano ni lo necesario en sus vidas.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.