¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco: No a los “bolsillos cerrados”

MONEY
Yulia Grigoryeva - Shutterstock
Comparte

Homilia hoy en Casa Santa Marta

No juzgar a los demás, no condenar y perdonar: de esta manera se imita la misericordia del Padre. En la misa en la Casa Santa Marta, Francisco recuerda a todos que “para no equivocarnos” en la vida, hay que “imitar a Dios”, “caminar ante los ojos del Padre”. Partiendo del evangelio de Lucas (Lc 6,36-38), el Papa habla sobre todo de la misericordia de Dios, capaz de perdonar las acciones más “feas”.

La misericordia de Dios es algo tan grande, tan grande… No olvidemos esto. Cuánta gente [dice]: “He hecho cosas muy malas, he comprado mi sitio en el infierno, no puedo volver atrás”. Pero ¿piensa en la misericordia de Dios?

Recordemos la historia de la pobre señora viuda que fue a confesarse al Cura de Ars (el marido se había suicidado; se había tirado del puente al río). Y lloraba. Decía: “Soy una pecadora, pobre de mí. Pobre de mi marido, ¡está en el infierno! ¡Se ha suicidado y el suicidio es un pecado mortal. Está en el infierno”. Y el cura de Ars decía: “Pare, señora, porque entre el puente y el río estaba la misericordia de Dios”. Hasta el final, hasta el final, está la misericordia de Dios.

Buenas costumbres de Cuaresma

Para ponerse en el camino de la misericordia, Jesús indica tres consejos prácticos. Ante todo no “juzgar”: una “mala costumbre” de la que abstenerse, sobre todo en este tiempo de Cuaresma.

Además, es una costumbre que se mete en nuestra vida incluso sin darnos cuenta. ¡Siempre! Incluso para hablar con alguien: “¿Has visto lo que ha hecho ese?”. El juicio al otro. Pensemos cuántas veces al día juzgamos, ¡por favor! ¡Parecemos todos jueces frustrados! Todos. Cada vez que empezamos un diálogo, con comentario sobre el otro. “Mira, se ha hecho la cirugía estética. Está más fea que antes”.

En segundo lugar, no hay que juzgar. Y también, perdonar, aunque es “muy difícil”, porque nuestras acciones dan “la medida a Dios de cómo tiene que hacer con nosotros”.

Tengamos los bolsillos abiertos

En la homilía, el Papa invita a todos a aprender la sabiduría de la generosidad, vía maestra para renunciar a las “murmuraciones”, en las que “juzgamos continuamente, condenamos continuamente y difícilmente perdonamos”.

El Señor nos enseña: “Den”. “Den y se les dará”: sean generosos en dar. No sean “bolsillos cerrados”; sean generosos al dar a los pobres, a quienes necesitan y también den otras cosas: den consejos, den sonrisas a la gente, sonrían. Den siempre.

“Den y se les dará. Y se les dará en una medida buena, remecida, rebosante”, porque el Señor será generoso: nosotros démosle y El nos dará el ciento por uno de todo lo que demos. Y esta es la actitud que blinda el no juzgar, el no condenar y el perdonar. La importancia de la limosna, pero no solo de la limosna material, sino también de la limosna espiritual; perder el tiempo con otro que lo necesita, visitar a un enfermo, sonreír.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.