¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa en Ángelus: Jesús prepara apóstoles para soportar escándalo

POPE FRANCIS ANGELUS
Comparte

El Papa Francisco invita a los cristianos del mundo, a vivir la Cuaresma como un tiempo “para disfrutar de la cercanía con Dios”, y para reanudar “el camino sacrificado de la cruz, que conduce a la resurrección”

El Papa en este segundo domingo de Cuaresma nos invita a “contemplar el acontecimiento de la Transfiguración, en el que Jesús concede a los discípulos Pedro, Santiago y Juan el anticipo de la gloria de la Resurrección: una visión del cielo en la tierra. El evangelista Lucas (9:28-36) nos muestra a Jesús transfigurado en el monte, que es el lugar de la luz, un símbolo fascinante de la experiencia única reservada a los tres discípulos. Suben con el Maestro al monte, lo ven sumido en la oración, y en cierto momento “su rostro cambió de aspecto” (v. 29).

Asombro de los discípulos

En los tres discípulos esta experiencia genera una reacción primera, afirma el Papa: “Acostumbrados a verle cada día en la simple apariencia de su humanidad, frente a ese nuevo esplendor, que también envuelve toda su persona, se asombran”.

El asombro es todavía más grande, afirma el Papa, porque “junto a Jesús aparecen Moisés y Elías, que le hablan de su próximo “éxodo”, es decir, de su Pascua de muerte y resurrección. Entonces Pedro exclama: “Maestro, es hermoso que estemos aquí”. (v. 33). ¡Él no quería que ese momento de gracia terminara!”.

El lugar de la transfiguración

Para el Papa, “la Transfiguración tiene lugar en un momento muy preciso de la misión de Cristo, es decir, después de haber confiado a sus discípulos que “debe sufrir mucho, […] ser matado y resucitar al tercer día” (v. 21). Jesús sabe que ellos no aceptan esta realidad, y entonces quiere prepararlos para soportar el escándalo de la pasión y muerte de la cruz, para que sepan que este es el camino por el cual el Padre celestial llevará a su Hijo escogido a la gloria, resucitándolo de entre los muertos. Y este será también el camino de los discípulos: nadie llega a la vida eterna si no es siguiendo a Jesús, llevando su propia cruz en la vida terrena”.

El misterio de la transfiguración, insiste el Papa, “nos muestra la perspectiva cristiana del sufrimiento: es un paso necesario pero transitorio. El punto de llegada al que estamos llamados es tan luminoso como el rostro del Cristo transfigurado: en él está la salvación, la bienaventuranza, la luz, el amor ilimitado de Dios. Al mostrar su gloria, Jesús nos asegura que la cruz, las pruebas, las dificultades en las que estamos luchando tienen su solución y su superación en su Pascua”.

La gracia del resucitado

Cristo transfigurado, como parte de la reflexión de la Cuaresma, es una invitación a todos los cristianso a subir al monte: “¿En qué sentido? Con oración. Permanezcamos unos instantes en el recogimiento, fijemos nuestra mirada interior en su rostro y dejemos que su luz nos impregne e irradie en nuestras vidas”.

Para el Papa, el evangelista Lucas subraya “el hecho de que Jesús se transfiguró “mientras oraba” (v. 29). Se había sumergido en una conversación íntima con el Padre, en la que también resonaban la Ley y los Profetas, Moisés y Elías… Es así: la oración en Cristo y en el Espíritu Santo transforma a la persona desde dentro y puede iluminar a los demás y al mundo que la rodea”.

El Papa Francisco finalizó su alocución, invitando a que “continuemos nuestro camino cuaresmal con alegría… Que la Virgen María nos enseñe a permanecer con Jesús aun cuando no lo entendamos a él o a sus caminos. Porque sólo estando a su lado veremos Su gloria”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.