¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La desgracia de ser terco

ANGRY FIRST
Shutterstock
Comparte

¿Te cuesta escuchar los consejos de los demás aunque estés al borde del precipicio?

“A mí no me tienes que dar lecciones”, “yo a lo mío”, “llevo 20 años haciendo eso y ya sé cómo funciona”, “siempre se ha hecho así”. Son frases que hemos escuchado, por lo general de alguien que se cierra en banda y no está dispuesto a atender a lo que se le diga.

Estamos en el mundo de la flexibilidad, del saber adaptarse y de la movilidad en todos los aspectos. Pero lo que más nos cuesta “movilizar”, y todos lo hemos comprobado, es nuestro carácter. Y no tiene por qué ser así.

El temperamento es algo invariable, con el que nacemos: por ejemplo, somos activos, sentimentales, pensamos antes de actuar… y siempre tenderemos a eso. en cambio, el carácter es moldeable.. En cada decisión que vamos tomando a lo largo de la vida podemos “ajustar” las tuercas, dar un giro de 180 grados, repetir lo mismo que la última vez… Así vamos generando hábitos, que si son buenos son virtudes y si son malos se convierten en vicio.

La terquedad, de entrada, es una actitud y hace referencia al vicio de encallarse, de no escuchar los consejos de otros y de insistir en el error.

COUPLE
Dusan Petkovi - Shutterstock

Por desgracia, cuanto mayores nos hacemos, la terquedad nos acucia más, porque:

-es probable que estemos orgullosos de nuestra experiencia pasada. En consecuencia nos parece que ya no necesitamos maestros.

-con la edad, uno se vuelve por lo general menos receptivo y más conservador de lo propio. Tendemos a pensar “ya estoy bien como estoy, mejor no meneallo”.

La terquedad es claramente un “contravalor”. Si alguien es terco, difícilmente mejorará su carácter. Tampoco querrá adaptarse a lo que exige la convivencia en el trabajo o en la familia. El terco suele ir a la suya y, además, cuanto más se empeña en algo, más se encierra y no escucha.

¿Se puede luchar contra la terquedad?

En primer lugar, nos ayudará recordar las malas experiencias de esas ocasiones en que por ser cabezones y tercos, hemos fracasado estrepitosamente. ¿Te ha ocurrido alguna vez haciendo bricolage? ¿Y en la cocina? Más de una receta ha acabado en el cubo de la basura por no seguir los consejos de alguien que sabia más que nosotros.

En segundo lugar, hay que cultivar el interior y hacer hueco a la humildad. Ser humilde es reconocernos como somos: no somos perfectos y tenemos tal y tal defecto. Además, no lo sabemos todo. Si somos humildes, estaremos abiertos a aprender, a escuchar los consejos y a ponerlos por delante de nuestra opinión sin que eso nos parezca una humillación.

Da pena ver a alguien que no atiende a razones, que sigue en sus trece, que se obceca en el error. Por ejemplo: un operario que hace algo mal y cuando alguien lo corrige, decide seguir actuando mal por orgullo. Porque, en el fondo, es eso: la terquedad es una manifestación de orgullo disfrazada de experiencia, conocimiento o lo que se quiera.

WOMAN MUSCLES
Ra2studio I Shutterstock

¿Qué hago si soy terco?

  1. Practica con pequeñas luchas. Por ejemplo, en cosas sin importancia cede la victoria a otros: en cuestiones de gustos, por ejemplo.
  2. Cambia los modos de hacer las cosas de siempre. Las recetas (ya sabes que cada maestrillo tiene su librillo y, por lo tanto, los platos pueden hacerse de muchas maneras).
  3. Deja que alguien desordene tu mesa (o lo que es lo mismo, te cambie las cosas de sitio) sin que pongas el grito en el cielo.
  4. Si vas de excursión, no lideres la ruta y deja que otros decidan por dónde ir. Esto te servirá para aprender a asumir las decisiones de otros y a valorar su criterio.
  5. Si ves que te has metido en un asunto en el que estás siendo terco, para y tómate un tiempo para pensar.
  6. Pide ayuda a otras personas: tu familia, tus amigos… Explícales que (¡por fin!) has caído en la cuenta de que eres terco y que necesitas que ellos te den un toque de alarma cuando tú estés en “modo cabezón”. Palpar el amor de otra persona suele ser un argumento formidable para dar el brazo a torcer.
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.