¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

He sentido la plenitud (a veces dura segundos)

HAPPINESS
ESB Professional - Shutterstock
Comparte

¿Cómo puede mi alma retener tanta alegría dentro de mí?

En el monte Jesús se transfiguró delante de sus amigos: “Y, mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió, sus vestidos brillaban de blancos”.

En su carne mortal muestra el poder de Dios y los suyos se llenan de gozo. Tocan la gloria, la vida, la esperanza: “Pedro y sus compañeros se caían del sueño; y, espabilándose, vieron su gloria y a los dos hombres que estaban con Él. Mientras estos se alejaban, dijo Pedro a Jesús: – Maestro, qué bien se está aquí. Haremos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías. No sabía lo que decía”.

Pedro no sabe lo que dice. Pero ha tocado el cielo en su carne mortal. Ha visto la gloria de Dios, su rostro.

Ya puede cerrar los ojos y dejarse llevar. Nada más importa. Nada teme. Me impresiona ese momento.

Los discípulos sin saberlo han tocado el cielo. Quieren quedarse allí para siempre. ¿No he sentido yo a veces lo mismo?

En mi vida ha habido momentos en los que he tenido la misma sensación. El corazón tranquilo, lleno de gozo. Momentos en los que el cielo se ha hecho tierra. O la tierra se ha vestido de estrellas. No sé bien cómo.

Un encuentro con el Señor en medio de su Iglesia. Una conversación sagrada en la que Dios se hace presente. Un amor humano que me habla de cuánto me quiere Dios. Una canción, un paisaje, un encuentro en familia. Son momentos de Tabor que no quiero que acaben nunca.

Pero acaban, es cierto. Y me dejan un sabor de boca agridulce. Feliz por haberlos vivido. Triste porque pasan y ya no los puedo tocar.

En esos momentos de cielo en lo alto de mi monte Dios me muestra su gloria. Y me dice que confíe, que siga creyendo, que no dude nunca. Que después de la muerte viene siempre la vida y después del monte otra vez el valle.

Me dice que me ama. Que no tema. Que después del dolor viene la paz infinita. Me consuela. No dudo. Lo sé, porque lo he vivido. Mi alma se llena de paz. No tengo nada más que hacer. Callo.

Como Juan y Santiago que no dicen nada. Así me siento yo en esos momentos. Me lo guardo todo muy dentro del alma. Allí en el silencio estoy turbado.

¿Cómo puede retener tanto gozo dentro de mí? No puede. Es como si estuviera agrietado por dentro y se me escapara esta agua que me llega del cielo a raudales. La visión de Dios en mi vida. La música celestial de su presencia.

Momentos en los que me siento pleno, realizado, feliz, lleno de gozo. Duran poco. A veces son sólo segundos. En ocasiones duran más. Son momentos de Tabor en mi vida.

Siento que Jesús me ha llevado como a los suyos a lo más alto del monte de mi vida para contemplar su gloria. ¿Qué más puedo pedir? Sobran las palabras. No logro describir lo que mi corazón siente. Estoy lleno.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.