Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 04 agosto |
San Eufronio de Autun
home iconEspiritualidad
line break icon

He sentido la plenitud (a veces dura segundos)

HAPPINESS

ESB Professional - Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 17/03/19

¿Cómo puede mi alma retener tanta alegría dentro de mí?

En el monte Jesús se transfiguró delante de sus amigos: “Y, mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió, sus vestidos brillaban de blancos”.

En su carne mortal muestra el poder de Dios y los suyos se llenan de gozo. Tocan la gloria, la vida, la esperanza: “Pedro y sus compañeros se caían del sueño; y, espabilándose, vieron su gloria y a los dos hombres que estaban con Él. Mientras estos se alejaban, dijo Pedro a Jesús: – Maestro, qué bien se está aquí. Haremos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías. No sabía lo que decía”.

Pedro no sabe lo que dice. Pero ha tocado el cielo en su carne mortal. Ha visto la gloria de Dios, su rostro.

Ya puede cerrar los ojos y dejarse llevar. Nada más importa. Nada teme. Me impresiona ese momento.

Los discípulos sin saberlo han tocado el cielo. Quieren quedarse allí para siempre. ¿No he sentido yo a veces lo mismo?

En mi vida ha habido momentos en los que he tenido la misma sensación. El corazón tranquilo, lleno de gozo. Momentos en los que el cielo se ha hecho tierra. O la tierra se ha vestido de estrellas. No sé bien cómo.

Un encuentro con el Señor en medio de su Iglesia. Una conversación sagrada en la que Dios se hace presente. Un amor humano que me habla de cuánto me quiere Dios. Una canción, un paisaje, un encuentro en familia. Son momentos de Tabor que no quiero que acaben nunca.

Pero acaban, es cierto. Y me dejan un sabor de boca agridulce. Feliz por haberlos vivido. Triste porque pasan y ya no los puedo tocar.

En esos momentos de cielo en lo alto de mi monte Dios me muestra su gloria. Y me dice que confíe, que siga creyendo, que no dude nunca. Que después de la muerte viene siempre la vida y después del monte otra vez el valle.

Me dice que me ama. Que no tema. Que después del dolor viene la paz infinita. Me consuela. No dudo. Lo sé, porque lo he vivido. Mi alma se llena de paz. No tengo nada más que hacer. Callo.

Como Juan y Santiago que no dicen nada. Así me siento yo en esos momentos. Me lo guardo todo muy dentro del alma. Allí en el silencio estoy turbado.

¿Cómo puede retener tanto gozo dentro de mí? No puede. Es como si estuviera agrietado por dentro y se me escapara esta agua que me llega del cielo a raudales. La visión de Dios en mi vida. La música celestial de su presencia.

Momentos en los que me siento pleno, realizado, feliz, lleno de gozo. Duran poco. A veces son sólo segundos. En ocasiones duran más. Son momentos de Tabor en mi vida.

Siento que Jesús me ha llevado como a los suyos a lo más alto del monte de mi vida para contemplar su gloria. ¿Qué más puedo pedir? Sobran las palabras. No logro describir lo que mi corazón siente. Estoy lleno.

Tags:
alegriafelicidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JAIRO
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
2
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
3
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
4
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
5
Aleteia Brasil
Los 3 tipos de humildad según san Ignacio de Loyola
6
knoNap
Giovanna Binci
KnoNap: Tras una dura experiencia, Danya crea un pañuelo anti-vio...
7
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.