Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Oración del abrazo

Comparte

Para reconciliarse, acariciar el alma, transmitir amor...

Señor
enséñame a dar abrazos
que acaricien el alma
y sean ternura que envuelve
el corazón que los recibe.

Enséñame a dar abrazos
con cada palabra,
que alegre a la persona que lo recibe.
Que mis palabras sean colmadas de ternura y amor
que no dejen espacio vacío de tristeza.

BABY;MOM;
unsplash-logoJanko Ferlič

Ayúdame a tener deseos de dar abrazos
que corran hacia las necesidades
de afecto de mis hermanos.
Que ellos sanen y devuelvan el gozo,
que sostengan al que está por derrumbarse
y levante al que está abatido.

Dame Señor, la delicadeza de dar abrazos espirituales
que abracen, aun en la distancia,
a quienes más amo.
Que la proximidad física no sea impedimento
para decirles ¡cuánto los amo!
Que cada abrazo sea desde el fondo
del alma y lleve hasta ellos
tu gracia y bendición
porque Tú vives allí.

pixabay

Regálame la sensibilidad
de entender quién necesita un abrazo
y darle sin medir excusas o falsos escrúpulos.
Enséñame a regalar abrazos
que rompan todos los miedos,
que derrumben toda barrera
para que surja el verdadero amor y la amistad sincera.

Dame la valentía de dar abrazos
que duren minutos y se prolonguen toda la vida.
Abrazos que sean eternos
porque el amor nunca acaba.
Dame Señor
la capacidad de abrazar con la mirada
y así hacer sentir amado a quien
comparte mis días.

LOVE
By Evgeny Atamanenko | Shutterstock

No permitas Señor,
que pierda la capacidad tan maravillosa
de abrazar con el cuerpo y el alma
a quienes amo.
Porque el tiempo, la vida y las oportunidades pasan
y mi ser se empequeñece
cuando no brindo todo aquello
que está en mí como don, y no lo regalo.

Dame Señor
el deseo y la sinceridad
para amar en cada abrazo.
Préstame tus brazos,
tu amante Corazón
y tu Mirada,
para que cada abrazo
que a partir de hoy regale
sea desde tus mismas
entrañas de amor.

Amén.

Te puede interesar:
¿Has abrazado hoy?

 

Por el padre Guillermo Serra, L.C.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.